Los mitos y las falsas creencias del veganismo

2017120710004666099
|

Estamos ante una época de liberación y cambio de mentalidad en muchos aspectos de nuestra vida. Especialmente, vamos a hablar sobre los hábitos alimenticios, y como tendencias novedosas han penetrado en nuestra sociedad calando en las conciencias de la población. Los movimientos de respeto hacia el medio ambiente y hacia los animales han creado una nueva revolución alimentaria, hablamos del vegetarianismo, y más concretamente el veganismo. No estamos ante un movimiento cualquiera que incluye cambios de rutinas en las dietas diarias, pues estas tendencias están relacionadas a creencias y valores de índole moral.

Hay varios motivos por los que una persona decide no consumir alimentos de origen animal, aunque el más frecuente es el amor y respeto hacia los animales, los llamados animalistas. Otra de las razones por las cuales cada vez más personas se unen a la causa se basa en una perspectiva global. Hay personas que confiesan sentirse mal física y psicológicamente al consumir productos animales, pues consideran que eliminar estos alimentos de la dieta es hacerle un favor a la tierra en general. Vivimos en mundo en el que hay múltiples alternativas sin tener que dañar el medio ambiente y los seres que viven en él. Esta creencia se basa en una cuestión de evolución de la raza humana hacia valores más justos y tolerantes hacia un camino de mejora continua.

Cuestionamiento del veganismo en nuestra sociedad

Se ha hablado mucho del veganismo y se ha cuestionado si un tipo de dieta de este estilo es o no saludable para el organismo. En los últimos años el número de personas que han decidido adoptar este cambio alimenticio ha ido en aumento, así como sigue siéndolo. Además, se prevé un incremento constante de personas que van a cambiar sus hábitos alimenticios por motivos animalísticos, de medio ambiente o por razones de salud hacia tendencias vegetarianas y veganas.

El vegetarianismo lleva años vigente entre las sociedades modernas; la tendencia ahora está en el veganismo. Este último movimiento excluye el consumo de cualquier alimento de origen animal en la dieta diaria, esto incluye evitar lácteos y huevos. Ha tenido lugar un auge de esta alternativa que ha revolucionado el mercado alimenticio en todos los sentidos, pero aún hay mitos que rondan alrededor en cuanto al veganismo, así como falsas creencias que no logran ser desmentidas. Aunque también existen errores de esta tendencia que no son reconocidos por los mismos practicantes. Para más detalles, puedes visitar esta página web que habla sobre los 10 errores del veganismo donde se incluyen falsos mitos que son reconocidos como verdaderos ante la sociedad.

Rompiendo mitos, ¿realmente necesitamos comer carne para estar sanos?

La mayoría de personas que piensan que ser vegetariano o vegano no es saludable no se paran a indagar en justificar tales afirmaciones. Muchas personas creen todos los mitos y falsas creencias que se lanzan al público sin investigar por su cuenta.

Una muestra de ello es lo recientemente declarado por la Academia de Nutrición y Dietética (AND) sobre el estado de salud y las ventajas para las personas que no comen productos de animales. Dicha Institución establece que los vegetarianos y veganos tienen niveles más bajos de colesterol en la sangre, la presión arterial más baja, así como menor probabilidad de hipertensión y diabetes. También mantienen índices más bajos de masa corporal, menor riesgo de sufrir enfermedades del corazón, y menos probabilidad de producir cáncer.

Por otra parte la AND confirma que las dietas de tipo vegetarianas y veganas son saludables y contienen niveles nutricionales adecuados. De modo que incluso aportan ventajas y beneficios para la salud en cuanto a la prevención de algunas enfermedades. Uno de los mitos más respaldados por la sociedad se centra en la insuficiencia de niveles de proteína en el organismo al no consumir alimentos de origen animal. Esto no deja de ser una falsa creencia, pues los veganos pueden consumir proteína suficiente mediante otros alimentos como las legumbres.

En términos generales, un ciudadano medio que consume productos de origen animal está ingiriendo aproximadamente el doble de la proteína que realmente necesita. Los estudios médicos dicen que consumir mucha más proteína de lo que el organismo demanda puede acarrear problemas de salud graves.

Los carnívoros no se rinden y siguen buscando justificaciones para convencer a los veganos de que sus fines son un sin sentido. Uno de los más presentes se centra en el argumento de que las plantas también sufren. Sin embargo, las plantas no tienen sistemas nerviosos centrales ni cerebro, de modo que no pueden sentir dolor.

Los mitos y las falsas creencias del veganismo