Carral reclama a la Xunta una etiqueta propia para el pan que se elabora en el municipio

11 mayo 2015 Carral.- Numerosas personas se acercaron ayer hasta Carral para participar en su tradicional Festa do Pan, en la que estuvieron presentes ocho obradores de la comarca
|

El Ayuntamiento de Carral exige a la Xunta que el pan que se elabora en el municipio cuente con una etiqueta propia.
El Gobierno autonómico, atendiendo las demandas del sector, impulsó la creación de una indicación geográfica protegida para el pan gallego.
Y a partir de la publicación de esta iniciativa en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y en el Boletín Oficial del Estado (BOE), será la Unión Europea la que decida si Galicia dispone de un sello de calidad propio.
Sin embargo, en Carral no consideran suficiente la propuesta ya que considera que el pan de este municipio no tiene nada que ver con el que se elabora en Ousá, Neda o Carballo, debido a su tradición centenaria y un porcentaje de trigo gallego mayor que otros.
El Gobierno local, que preside José Luis Fernández Mouriño, al igual que los profesionales del sector, quiere un etiquetado a mayores para colocar en sus productos. Un distintivo que indique “Pan de Carral, que le aporte todavía más valor a un producto artesanal y natural.
Cabe recordar que a finales del pasado mes de enero el Ayuntamiento y la asociación local de panaderos mantuvieron un encuentro para valorar las especificidades del pan carralés frente a los demás y se encargarán de elaborar un informe para enviar a la Xunta, al Gobierno español y la Unión Europea.
Fernández Mouriño recordaba recientemente que el proceso es muy largo y que desde el año 2004 realizaron la petición y no considera raro que todavía haya que esperar cuatro años más.

características
Más de 20 panaderías de Carral mantienen una antigua tradición, que producen de forma artesanal y tradicional un pan de miga esponjosa y coda crujiente, ambos con sabor característico a trigo.
Esta elaborado de forma tradicional y alcanza importancia por factores como la calidad de los cereales con los que se produce, que históricamente procedían de los suelos fértiles del Val de Barcia.

Carral reclama a la Xunta una etiqueta propia para el pan que se elabora en el municipio