Instalan cámaras en Alfonso Molina para detectar vehículos sin la ITV

El Ideal Gallego-2015-02-20-007-a3bbadbd
|

Desde ayer, la DGT cuenta con un nuevo detector en la avenida de Alfonso Molina: una cámara lectora de matrículas. En realidad son dos aparatos, uno instalado en dirección salida y otro en dirección entrada a la altura de la SEAT; que escanean automáticamente las matrículas de los miles de vehículos que pasan a diario por la principal vía de acceso a al ciudad. Toda la información que recoge se coteja con los bancos de datos de la DGT: si el transporte no tiene la ITV o el seguro en regla, recibe a los pocos días la multa en su casa.
“Es el progreso”, comenta un agente de Tráfico en tono no exento de ironía El sensor, que se instaló durante toda la mañana y que estaba operativo ya por la tarde también puede servir para detectar el paso de un vehículo denunciado como robado. Sin embargo, a nadie se le escapa que su función principal es tramitar infracciones, que en el caso de no haberse presentado a la inspección periódica en el plazo debido es de 200 euros, a lo que hay que añadir la inmovilización del vehículo.
Este sistema tiene un notable inconveniente para el conductor: no solo el hecho de que hace mucho más fácil que sea descubierto, sino también es una pérdida de tiempo mayor. Porque cuando le para un agente de Tráfico, tiene la oportunidad de presentar una explicación que le libre de la multa. Sin embargo, en el momento en el que la cámara ha detectado su matrícula, ya está dentro de la máquina burocrática: el único recurso que le queda es presentar una alegación.

en betanzos
Pero no es la primera cámara de ITV que se instala en el área metropolitana. En noviembre, los Automovilistas Europeos Asociados (AEA) denunciaban la existencia de un sensor situado el kilómetro 31,1 de la AP-9, a la altura de Betanzos, que funcionaba incorrectamente porque había multado a varios vehículos que sí habían pasado la inspección periódica.
Toda la información va a parar al Centro de Tratamiento de   Denuncias Automatizadas de Tráfico, en León, que es la expide las multas de 200 euros. Según el presidente de la AEA, Mario Arnaldo, sus servicios jurídicos han podido comprobar que dichas denuncias son totalmente improcedentes. Esto implica que existen fallos en el registro de la DGT, a pesar de que a los automovilistas se les cobra una tasa de 3,80 euros para anotar el resultado de la ITV.

Instalan cámaras en Alfonso Molina para detectar vehículos sin la ITV