O Parrote sigue siendo una playa ilegal a la espera del permiso

|

En medio de la pandemia, con las playas coruñesas bajo estricto control y con semáforos para asegurarse de que los bañistas mantienen un estricto control, todavía existen lugares donde es posible eludir la vigilancia y darse un chapuzón. Como O Parrote, por ejemplo. Técnicamente, no es una zona de baño, pero es muy popular entre los vecinos y ya durante el pasado mandato, se especuló con la posibilidad e convertir los hechos consumados en una realidad legal. Sin embargo, a día de hoy sigue sin los permisos necesarios (que tramita la Xunta) para convertirse en una zona de baño.

Fuentes de la Concejalía de Medio Ambiente esperan que eso cambie el próximo año, una vez se haya obtenido el permiso de las autoridades que deben comprobar la calidad del agua. Esto siempre es un problema cuando se trata de un punto cercano al puerto porque depende mucho de si ese día, se ha producido alguna descarga de material de un barco. Por ejemplo, hay años en que la playa de Oza no consigue hacerse con la bandera azul precisamente por ese motivo: que los inspectores escogieron un mal día para recoger las muestras, aunque la calidad media de las aguas sea buena.

En el caso de O Parrote, hace meses que lo pidieron pero el permiso no llegó a tiempo. Incluso aunque llegase a hacerse realidad a día de hoy, la concejala de Medio Ambiente, Esther FOntán, descarta que fuera posible abrirla. “Hay que tener en cuenta que una playa cuenta con un servicio de socorrismo”. Por eso, a día de hoy, con el contrato ya en vigor y funcionando, ya no sería posible incluir a O Parrote.

Iniciativa vecinal

Sería sin duda, una medida popular: en julio del año pasado, dos vecinas de la ciudad recogieron durante las últimas semanas 1.115 firmas para reclamar que se retirara la prohibición de bañarse en la zona de O Parrote, una restricción que se puso de manifiesto el pasado mes de julio por parte de Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria con la colocación de señales de advertencia que se limitaban a recordar al público este hecho.

La razón de que la Autoridad Portuaria interviniera se debe a que técnicamente, O Parrote es dominio portuario, lo que supone una peculiaridad legal añadida. La propuesta vecinal del año pasado se consideró entonces viable técnicamente porque se trata de “augas non navegables” y en la petición que acompañaba la firma se recuerda que en esta zona estaba la playa de O Parrote, siempre fue un lugar de baño para todos los coruñeses “ata que en 1986 foi ocupada polo complexo deportivo da Solana”. l

O Parrote sigue siendo una playa ilegal a la espera del permiso