Australia confirma que el niño de siete años Julian Cadman falleció en el atentado

Cientos de mensajes en el tronco de uno de los árboles de La Rambla | andreu dalmau (efe)
|

El Gobierno australiano confirmó ayer “con profunda tristeza” la muerte del niño Julian Cadman, de siete años, en el atentado del Barcelona (noreste español) del pasado jueves, en el que resultó herida su madre. “Nos mantenemos en contacto estrecho con la familia que ha pedido privacidad en este momento difícil y horroroso, y pedimos a los medios que respeten esa petición”, dijo la ministra australiana de Exteriores, Julie Bishop, en un comunicado.
“Julian era un miembro amado y adorado”, señaló por su parte la familia del niño en un comunicado citado por la cadena local ABC, en el que se destaca su personalidad “activa, divertida y traviesa”. La familia dijo también “sentirse bendecidos por haberlo tenido” en sus vidas y que recordarán “sus sonrisas” y guardarán “su recuerdo en el corazón”, al tiempo que agradeció a todos los que contribuyeron en la búsqueda del pequeño, que motivó una intensa campaña en las redes sociales. La madre del niño, Jom Cadman, está hospitalizada
El departamento de Interior del Gobierno de Cataluña informó ayer de que había identificado a tres víctimas más de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), entre los que figuraba Julian Cadman. Con la del pequeño son ya doce los fallecidos identificados.

Un turista acompañó a un niño
Harry Athwal es un turista británico de 44 años que se está convirtiendo en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas por su actitud con un niño agonizante en La Rambla, que algunas fuentes incluso señalan que podría ser el propio Julian.
Este inglés se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran, bajó a prestar ayuda.
“Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico “Mirror”. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura.

Identificaciones
Por otra parte, el mayor de la policía catalana, Josep Lluís Trapero, estima que los catorce fallecidos estarán plenamente identificados hoy a primera hora. Hasta ahora, los cuerpos de cuatro de las víctimas mortales ya identificadas han sido entregados a sus familiares. En concreto, según las fuentes, se han podido entregar los cadáveres de las dos víctimas de Portugal y de un niño de 3 años y su tío abuelo de 57, vecinos de Rubí (Barcelona). Entre las restantes víctimas identificadas están Pepita C., una vecina de 75 años de Sant Hipòlit de Voltregá (Barcelona) y Silvina P., con doble nacionalidad española y argentina, que tenía unos 40 años y trabajaba limpiando paradas de La Boqueria. La quinta fallecida española identificada hasta ahora es la zaragozana Ana María S., de 61 años, que murió en Cambrils. Uno de los muertos italianos en Barcelona es Bruno G., de 35 años, y el segundo es Luca R., un ingeniero de 25 años. También se ha identificado a Jared T., un ciudadano estadounidense de 43 años y a la belga Elke Vanbockrijck, que tenía 44 años.

Australia confirma que el niño de siete años Julian Cadman falleció en el atentado