La épica tumba al ‘coco’

Los coruñeses volvieron a demostrar que pueden derrotar a cualquiera, incluso a los rivales más fuertes patricia g. fraga
|

 

El Leyma Basquet Coruña sumó su octava victoria del curso, un éxito de prestigio, trabajado hasta la extenuación en partido que tuvo de todo: dureza, intensidad, un ritmo vertiginoso y... una tremenda tangana final.
 Los pupilos de Tito Díaz arrancaron en sexta marcha. Perfectos en defensa –las dos primeras acabaron en robo de balón y la tercera en un tapón sideral de Abia a Suka-Umu cuando el ex del Leyma se disponía a machacar– y fluidos en ataque, los locales firmaron un parcial de salida de 11-0, con Burjanadze como brazo ejecutor.
Stelzer tomó el testigo del georgiano y, con 11 puntos (3 de 3 en triples) en un abrir y cerrar de ojos, la renta se disparó hasta los 15 puntos (22-7). El Melilla encontró algo de aire con dos triples de Franch y Zengo, pero Burjanadze cerró el cuarto con dos dígitos de ventaja (24-14).
En el arranque del segundo se mantuvo la inercia. La canasta inicial, anotada por Hernández-Sonseca –sus primeros puntos en juego– fue un mero espejismo. La ‘marea naranja’ seguía inmensa atrás, lo que permitió robar, correr y anotar fácil al contraataque. El resultado fue un parcial de 6-0 que obligó a Alejandro Alcoba a parar el partido (30-16).
Tras el tiempo muerto, el equipo norteafricano buscó más a su pívot estrella, aunque solo lo encontró en un par de ocasiones. Mientras tanto, los locales controlaban con transicciones perfectas los intentos de correr de los visitantes, al tiempo que seguían con el punto de mira calibrado al milímetro, aunque fueron dos tiros libres de Burjanadze los que elevaron al electrónico la máxima diferencia de todo el encuentro (39-20).
Sin embargo, ahí apareció Mr. Hyde. El Leyma dejó de lado su buen trabajo colectivo y se dedicó a lanzar varios triples precipatados. Y el Melilla vio el hueco. A un equipo del calibre ofensivo del norteafricano no se le puede abrir ni la más mínima puerta. Pablo Almazán metió la llave y entre Manzano y Suka-Umu tomaron al asalto la casa a base de triples, tras cocinar un parcial de 0-14 que mandó el duelo al descanso con 41-36. La excelencia de 18 minutos se fue al garete en poco más de 120 segundos.
El tercer cuarto arrancó igual que terminó su predecesor, con triple de Suka-Umu. Creus salió al rescate del Leyma con con cinco puntos consecutivos. Melilla subió sus líneas defensivas y su nivel de contactos en defensa. 
Los locales acusaron estos cambios y vivieron minutos de descontrol. Zengo, con tres tiros libres, dio al Melilla su primera renta del partido (50-52), el inicio de un parcial de 0-11 que disparó al segundo clasificado de la Liga (53-57).
Un triple de Hernández cortó la hemorragia en la última jugada del periodo, y el propio ‘doctor’ abrió el último de la misma manera. El duelo devino entonces en un combate de boxeo, con ambos púgiles devolviendo golpe por golpe.
En medio del intercambio de canastas reapareció Stelzer para, con una bomba desde 6.75, dar tres tantos de renta al Leyma (67-64), iniciando un parcial de  6-0, que completó un tiro libre de Zyle y una canasta de dos de Hernández, que a la postre resultaría instrumental. Porque al Melilla ya no le bastaba con intercambiar puñetazos.
Unos pasos de Sonseca, convertidos por los árbitros en dos tiros libres –que anotó-  y otros dos aciertos de Suka desde el 4.60 estrecharon el cerco (72-70), con 1:50 en el reloj. Un canastón de Stelzer, con Suka literalmente colgado de él, abrió un hueco tan grande como el que hubo entre el aro y el balón en el ‘airball’ posterior de Suka.
Otro canastón de Hernández fue lo último bueno que le pasó al partido. A falta de 13 segundos, con 76-70 en el marcador, Burjanadze penetró a canasta y see topó con un ‘zocazo’ intolerable de Pablo Almazán, que derivó en una tangana multitudinaria, cuyo ring se extendió a la pista de atletismo.
En vez de descalificar al agresor, Rupérez y Muñoz se sacaron de la manga algo inédito: expulsar a todos los jugadores de ambos banquillos. Un final indigno para tamaño partido, pero, que, sin embargo, no empaña un colosal triunfo del Leyma.

La épica tumba al ‘coco’