Lubitz informó en 2009 a Lufthansa de que había sufrido una depresión grave

NOG10 SEYNE LES ALPES (FRANCIA) 27/03/2015.- Fotografía facilitada por el Ministerio de Interior galo hoy, viernes 27 de marzo de 2015 que muestra a los miembros de los equipos de rescate mientras trabajan en el lugar de la catástrofe a&eacu
|

El copiloto Andreas Lubitz, sospechoso de haber estrellado de forma deliberada en los Alpes franceses el avión de Germanwings, informó en 2009 a la escuela de vuelo de Lufthansa de que había superado “un episodio grave de depresión”, tras haber interrumpido durante varios meses su formación.
La aerolínea alemana reveló ayer en un comunicado este nuevo dato tras realizar investigaciones internas y enviar a la Fiscalía de Dusseldorf documentos adicionales sobre la formación de Lubitz y su historial médico, que incluye un intercambio de correos electrónicos del copiloto y la escuela de vuelo.
Después de que la Fiscalía francesa apuntara al copiloto alemán como causante de la tragedia, el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, informó de que el joven había interrumpido durante un período de tiempo su formación en 2009, pero no aclaró los motivos. La aerolínea subrayó que, tras esa pausa de varios meses, los médicos emitieron el preceptivo certificado médico que declaraba a Lubitz apto para volar. En la documentación facilitada por Lufthansa a la Fiscalía alemana se encuentra un intercambio de correos electrónicos entre Lubitz y la escuela de vuelo, cuando el joven iba a retomar su formación.
En los correos el copiloto facilitaba documentos médicos que reflejaban que había superado ese episodio grave de depresión, apuntó ayer Lufthansa.
La aerolínea reiteró su compromiso de apoyar en todos los extremos la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Dusseldorf para aclarar un siniestro con 150 personas muertas y explicó que no puede facilitar más datos para no anticiparse al trabajo de las autoridades.
La investigación alemana de la tragedia aérea de los Alpes trabaja con la hipótesis de que Andreas Lubitz estrelló el avión desesperado ante la posibilidad de perder su licencia de piloto debido a sus problemas médicos.
El popular diario alemán “Bild” publicó ayer las declaraciones de un investigador del caso en las que reconoce que las pesquisas apuntan a que este es el “principal motivo” que llevó a Lubitz a estrellar voluntariamente el Airbus 320 de la compañía alemana de bajo coste Germanwings, filial de Lufthansa.
“El principal motivo para nosotros en estos momentos es que Lubitz probablemente tenía miedo a perder su licencia de vuelo por sus problemas de salud”, asegura el investigador, que no es identificado. Así, prosigue el razonamiento, tendría sentido que ocultase a su empresa las bajas médicas que recibía y que visitase distintos médicos en busca de una segunda opinión.
Según distintas informaciones, Lubitz tenía que renovar su licencia de vuelo este junio.
“Bild” informa de que el copiloto del vuelo 4U 9525 estuvo en “al menos en tres ocasiones” en la clínica universitaria de Dusseldorf entre febrero y marzo de este año. La Fiscalía federal alemana indicó el lunes que el copiloto recibió hace años y durante un largo período tratamiento psicoterapéutico por “tendencias suicidas”. “Bild” publicaba asimismo este domingo que Lubitz estaba siendo tratado por un posible desprendimiento de retina.
Por otro lado, la Oficina de Investigaciones y Análisis de Francia dijo que prestará especial atención a “los motivos que han llevado a la instalación de sistemas de bloqueo de las puertas de las cabinas y a los procedimientos para entrar y salir de ellas”.
El organismo está centrado en describir con precisión el desarrollo de ese vuelo y en analizar los fallos que pueden llevar a ese tipo de incidentes.

Lubitz informó en 2009 a Lufthansa de que había sufrido una depresión grave