Un cura de Aranga adoptará medidas preventivas en la liturgia por la crisis del coronavirus

El sacerdote asegura que no es una cuestión de miedo, sino de prevención, y una llamada a intensificar la higiene | AEC
|

La crisis del coronavirus alcanza la Iglesia. Con la vista puesta en la Semana Santa, el sacerdote Luis Ángel Rodríguez Patiño, advierte de una serie de medidas que, con el propósito de prevenir cualquier incidencia, adoptará en las celebraciones y que, para empezar, afectarán a los actos litúrgicos de la Semana de Pasión, especialmente a los del Viernes Santo, cuando se realiza la adoración de la Cruz. “Neste acto litúrxico dáselle a bicar aos fieis a Cruz en sinal de veneración e dor pola súa entrega ata as últimas consecuencias por todos os homes”, explica Patiño antes de anunciar que suprimirá este gesto de sus oficios de Semana Santa.

Por otra parte, en los últimos meses de preparación para la Primera Comunión de numerosos niños en las distintas parroquias, y ante la asistencia de “amigos, parentes e xente de diversos sitios e procedencias, e moito máis na nosa Galicia interior, onde a maioría temos algún familiar noutros países”, el sacerdote solicitará que el signo de la paz se realice “cunha mirada” o “botándolles un bico”, pero sin darse la mano, con el mismo objetivo de evitar contagios lo que, en su opinión, “non é medo, senón prevnción e unha chamada de atención á hixiene”, añadió Patiño.

La tercera y última medida que propone afecta directamente al sacerdote que, como oficiante, recuperará “o lavado de mans no momento do Ofertorio, o cal xa é litúrxico”, apostilló el párroco de  Cambás y Aranga.

Un cura de Aranga adoptará medidas preventivas en la liturgia por la crisis del coronavirus