Un nuevo naufragio en Lampedusa deja al menos 50 muertos, diez de ellos niños

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-12-034-a95fbea9
|

Una nueva tragedia sacudió ayer las aguas próximas a la isla italiana de Lampedusa, donde al menos 50 personas, diez de ellas menores de edad, perdieron la vida al hundirse una embarcación en la que viajaban más de 250 inmigrantes clandestinos.
La tragedia se produjo ocho días después de que el pasado día 3 al menos 339 personas murieran víctimas de un naufragio frente a las costas de esa isla, y solo un día después de que concluyera el dispositivo de rescate de los cadáveres.
Según apuntó la Guardia Costera, más de 221 personas fueron rescatadas de las aguas del canal de Sicilia y transportadas a dos unidades de la Marina Militar, los buques “Lybra” y “Espero”, que se trasladaron al lugar de la tragedia y por medios de emergencia de Malta.
El naufragio tuvo lugar en aguas de competencia maltesa en lo referente a los servicios de emergencia, por lo que dos helicópteros de la Marina procedentes de La Valetta, capital de Malta, lanzaron salvavidas a los supervivientes.
La isla de Malta rescató a 150 inmigrantes, cuya procedencia aún se desconoce, mientras que Italia recogió a 56 personas.
Una nota oficial de la marina maltesa aseguraba que el naufragio se produjo cuando un avión de Malta que vigilaba el Canal de Sicilia fue avistado por los inmigrantes, quienes, al intentar hacer señales para ser localizados, comenzaron a agitarse y provocaron el vuelco de la embarcación en la que viajaban.
Este dispositivo de socorro puesto en marcha en el suceso de ayer fue aprobado el jueves a raíz del desastre de Lampedusa de hace una semana y en él participaron dos navíos de la Marina militar italiana, una embarcación de la Capitanía del puerto de Sicilia y una patrullera y dos helicópteros de Malta, país con el que Italia trabaja en plena coordinación, aseguraron las autoridades.

drama para la ue
Tras ver con sus ojos el drama del naufragio del anterior pesquero, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, afirmó hace tres días que “la Unión Europea no puede mirar hacia otro lado”.
Italia había pedido que la tragedia de Lampedusa sirviese a la Unión Europea para “abrir los ojos” y afrontar con solidaridad el fenómeno de la inmigración y, ante ello, Barroso aseguró ayer que “el problema de Italia tiene que ser percibido como un problema de toda Europa”.  “Tenemos que reaccionar de manera adecuada. Europa no puede mirar hacia otro lado cuando hay barcos que se hunden y se destrozan cientos de vida”, agregó Barroso, quien se mostró especialmente conmovido tras ver el cadáver de una mujer y su hijo abrazados.
Por su parte, el primer ministro de Italia, Enrico Letta, explicó que la Comisión Europea e Italia pedirán que el tema de la inmigración se aborde urgentemente en el próximo Consejo Europeo que se celebrará los próximos 24 y 25 de este mes. n

Un nuevo naufragio en Lampedusa deja al menos 50 muertos, diez de ellos niños