Nolito y Aspas prolongan el estado de bienestar celeste

El exdeportivista Mosquera (i.) y el celeste Santi Mina disputan un balón dividido | efe
|

El Celta de Vigo cerró el año con una nueva victoria ante la Huesca (2-1) para alargar su triunfal racha y situarse a un paso de los puestos europeos, un triunfo liderado por la dupla Iago Aspas-Nolito, un quebradero de cabeza para la defensa rival durante todo el duelo.

Con una asfixiante presión en campo contrario, el Huesca incomodó al Celta en el inicio. Denis Suárez y Renato Tapia eran incapaces de entrar en juego, y eso lo acusó su equipo, al que el japonés Okazaki asustó a los tres minutos con un remate de cabeza.

Estaba cómodo el Huesca, volcando el juego a los costados, pero Iago Aspas apareció un par de veces para conectar con Nolito, que rozó el gol hasta en tres ocasiones antes de superar a Álvaro Fernández sobrepasado el ecuador del primer tiempo.

Con el paso de los minutos el Celta se adueñó del balón. Denis apareció en la zona de creación y Aspas exhibió su calidad con un espectacular pase entre líneas al que Nolito no llegó por muy poco (min.13).

El Celta manejó con autoridad su ventaja en el marcador. Controló el partido desde la posesión de la pelota, algo que caracteriza al estilo de Eduardo Coudet. Al final, un resultado justo para los celestes.

Nolito y Aspas prolongan el estado de bienestar celeste