Una docena de vecinos pagará un mínimo de 200.000 euros por la apertura de una calle

|

Para el Ayuntamiento de Arteixo conectar la travesía de Arteixo con la avenida de Finisterre es un proyecto fundamental para completar la malla urbana del núcleo. La creación de esta nueva calle se desarrolla a lo largo de cuatro unidades de actuación de la que son propietarios doce personas que tendrán que afrontar el pago de al menos 230.000 euros.
Una de estas unidades de actuación se desarrolla desde el centro cívico de Arteixo. Es un tramo “pequeño” en el que su urbanización tendrá un coste entre “30.000 o 40.000 euros”, señalan desde el Gobierno local.
A partir de este tramo, la calle continuará hasta avenida de Finisterre. Un espacio que transcurre en otras tres unidades de actuación. En este caso, los cálculos municipales son que los dueños tengan que afrontar entre 200.000 y 300.000 euros.

Sin fecha
El proyecto se está ejecutando por fases. La primera –ya acabada– correspondía a la avenida de Alcalde Baldomero González. “En este caso, había cesiones anticipadas de terreno, por lo que fue el Ayuntamiento quien pagó la urbanización”, exponen desde el Gobierno local.
El siguiente paso será la prolongación de la misma en ese tramo entre el centro cívico y la travesía de Arteixo. En este sentido, recuerdan desde la Concejalía de Urbanismo que en estos momentos están pendientes de una modificación puntual de las Normas Subsidiarias. 
En este caso, el motivo es que tal y como estaba proyectada, terminaba en demasiada pendiente, por ello, el Ayuntamiento decidió modificar su trazado para que termine en la zona de Ponte do Ba.
Por último, se ejecutará la parte correspondiente a las tres siguientes unidades de actuación, según aseguran desde el Gobierno local.
Al tratarse de unidades de actuación, son los propietarios los que tienen que asumir el precio de la urbanización.
Según afirman desde la Concejalía de Urbanismo, una vez que tengan realizados y aprobados los proyectos, se encargarán de realizar la reparcelación de las mismas.
Con este paso, el Ayuntamiento dividirá a su vez la cuantía total del coste de los trabajos manera proporcional entre los dueños de los terrenos. Antes de ser aprobada de manera definitiva, los propietarios tendrán un periodo de alegaciones si no están conformes con el reparto.

Una docena de vecinos pagará un mínimo de 200.000 euros por la apertura de una calle