El BNG cree que el pacto de pesca entre la UE y Marruecos vulnera la legalidad

La eurodiputada del BNG, Ana Miranda | aec
|

La eurodiputada del BNG, Ana Miranda, criticó el acuerdo en materia pesquera alcanzando entre la Comisión Europea y Marruecos por entender que “se trata de una vulneración de la legalidad internacional, que reconoce como legítimo dueño de las aguas al Sáhara Occidental”.
Miranda recordó que en febrero el Tribunal de Justicia de la UE excluyó las aguas saharauis del acuerdo pesquero con Marruecos y reconoció que “el único y legítimo propietario de estos recursos es el Pueblo Saharaui”. A raíz de esto, el BNG sostiene que debería haberse impulsado “un acuerdo pesquero con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y no continuar vulnerando la legalidad”. La eurodiputada de la formación nacionalista añadió que el BNG quiere que exista, “por supuesto”, un acuerdo de pesca, pero defiende que en aguas territoriales del Sáhara Occidental “hay que hacerlo con el Frente Polisario y no con Marruecos, que incumple todos los acuerdos”.

Consulta
Ana Miranda, que apunta a que ya hay dos sentencias del Tribunal de Justicia Europeo señalando que el acuerdo “es ilegal”, negó la afirmación de la Comisión Europea de que se habían consultado las partes preceptivas. “Esto no es cierto, porque no consultaron la parte saharaui”, denunció.
“El BNG quiere que exista un acuerdo de pesca, pero no quiere un acuerdo de pesca ilegal en aguas que son propiedad de su legítimo dueño, el Pueblo Saharaui, tal y como dice la normativa internacional”, subrayó Miranda, que lamenta que la Comisión Europea “siga siendo comprada por Marruecos como siempre, porque hay muchos favores que pagar, sobre todo en relación a la emigración”. “No se puede ser cortoplacista defendiendo los derechos humanos por un lado, haciendo un paripé, y después, cuando se trata de defenderlos de verdad con la población afectada, dejarlos de lado”, manifestó la eurodiputada, que tachó de política “colonialista” las acciones de Marruecos con las zonas saharauis, en una “vulneración de los acuerdos de la ONU”.
En lo que respecta a los barcos que están faenando en estas aguas, la eurodiputada gallega defendió que desde el Bloque se quiere que se siga pescando allí “pero tras el preceptivo acuerdo con su legítimo dueño”.
Precisamente ayer, el Gobierno marroquí consideró que el nuevo acuerdo pesquero firmado con la Unión Europea respalda su posición como “único interlocutor” para negociar cualquier acuerdo internacional que incluya al Sáhara Occidental.
Un responsable del Ministerio de Exteriores dijo que “Marruecos ha sido claro y firme: nunca ha cerrado y jamás cerrará un acuerdo internacional que comprometa los atributos de su soberanía sobre las provincias del sur”.
El viernes, este Ministerio precisó que la firma del acuerdo pesquero “permitió pasar una nueva página en el camino de la superación de las peripecias judiciales y de los ataques vanos de terceros”, en alusión al Frente Polisario, que disputa la soberanía del Sáhara con Rabat.
Las negociaciones para la renovación del acuerdo pesquero –que caducó el pasado 14 de julio– comenzaron apenas dos meses después del fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que estableció que Marruecos no tiene soberanía sobre las aguas del Sáhara Occidental, si bien Rabat consideraba este asunto “una línea roja”. l

El BNG cree que el pacto de pesca entre la UE y Marruecos vulnera la legalidad