Los irreductibles del Ventorrillo, Mesoiro y Elviña

Los rescoldos aún humeantes de la campaña electoral dejan esparcidas por la ciudad imágenes curiosas con la publicidad política como materia prima FOTOS: QUINTANA
|

Estamos en el año 2012 después de Cristo. Toda la Coruña electoral está ocupada por los populares... ¿Toda? ¡No! Algunos barrios poblados por irreductibles votantes de izquierda resisten todavía y siempre al ganador.

No son muchos. Diecisiete mesas de casi 300. Pero las diecisiete chinchetas colocadas en el mapa nos dan una pista de dónde residen los Asterix del censo.

A los socialistas aún les quedan ocho urnas para la esperanza. Tres de ellas pertenecen a los dos márgenes de la ronda de Outeiro; el Ventorrillo al oeste, el Agra del Orzán al este. En la historia reciente de esta zona todavía están latentes los conflictos con Penamoa, pero también parecen agradecer las actuaciones en el barrio de los Pescadores, y más en concreto, la conclusión del párking tras lustros parado. La inauguración del parque que se construyó encima del aparcamiento fue una de los últimos actos públicos del alcalde Losada.

Una mesa en Elviña y otra en Monte Alto –en Ángel Rebollo y sus calles aledañas–  acabaron en tablas entre PP y PSOE

Elviña es el otro gran reducto de este ejército que no hace mucho dominaba todo el territorio. Los alrededores de Pablo Picasso, o el viejo asentamiento alrededor del castro suman otras tres mesas socialistas. Aquí se juzga otro de los focos de polémica: la reforma de la avenida del pintor malagueño, que enfrentó en su día a vecinos y comerciantes.

Una mesa en el Barrio de las Flores y otra en O Birloque completan el panorama.

Es precisamente O Birloque donde se dan la mano los que vienen bajando y los que se cruzan cuesta arriba. La sección 27 del distrito siete está dividida –como la mayoría del censo– en dos mesas A y B. En ambas se votó el domingo codo con codo, en la asociación de vecinos Os Anxos. Lo curioso de este colegio electoral es que en la urna A –apellidos de la A a la L– respaldaron de forma mayoritaria al PSOE. La B –de la M a la Z– se convirtió en una de las nueve en las que triunfó Alternativa Galega de Esquerdas.

 

BEIRAS Y MESOIRO

El fenómeno AGE tiene su barrio bandera en la ciudad. Hasta cinco mesas electorales vivieron desde Mesoiro en primera persona el triunfo de la coalición entre A Nova y Esquerda Unida.

Si el auge de Beiras sorprendió a muchos en la ciudad, a los componentes de estas cinco mesas, todas ellas en el centro cívico de Mesoiro, les costó cerrar la boca. O no, porque lo que está claro es que el mensaje de la nueva oferta izquierdista caló en este barrio periférico y de reciente creación. El caso es que aquellos que se enfrentaron al bipartito por los realojos de Penamoa y que fueron acusados de estar en manos del aparato del PP se han convertido al “beirismo”.

Adormideras y una parte de Los Rosales empujaron también para aupar a AGE como segunda fuerza más votada de la ciudad.

 

DOS EQUIS

La guinda a la ensalada de cifras que se aliña en una jornada electoral la ponen dos rincones, a cual más coruñés.

Una mesa en Elviña y otra en Monte Alto –en Ángel Rebollo y sus calles aledañas– acabaron en tablas: en la primera a 83 y en la segunda a 82 votos. En las dos, entre PP y PSOE. n

 

Los irreductibles del Ventorrillo, Mesoiro y Elviña