Rescatan al espeleólogo francés que estaba atrapado en una sima de Larra

|

El espeleólogo francés de 37 años que sufrió el martes por la noche un accidente en una sima en Larra, en el Pirineo navarro, fue rescatado en la madrugada de ayer por efectivos del Greim de la Guardia Civil y posteriormente evacuado en helicóptero al hospital de Pau (Francia).
Sobre las 04.20 horas de esta madrugada, se consiguió sacar al espeleólogo a la superficie mediante un ciclo de grúa y se dio por finalizado el rescate. El herido fue atendido en el mismo lugar por los servicios sanitarios y tras ser estabilizado fue trasladado a un hospital francés.
La Guardia Civil recibió a las 00.30 horas del 10 de agosto una llamada en el teléfono de Atención Ciudadana en la que se alertaba de que una persona se encontraba herida a una profundidad de 200 metros, ubicada en una galería cuya cavidad era muy estrecha.
Hasta el lugar se desplazaron varios miembros del Greim de la Guardia Civil, quienes comprobaron que se trataba de un varón de 37 años de edad que formaba parte de un grupo de espeleólogos franceses. Los agentes pudieron comprobar que el espeleólogo se encontraba herido en vértebras, omóplato y abdomen, como consecuencia de un impacto de una piedra en su espalda.
La galería en la cual se hallaba el herido era muy estrecha con numerosas desviaciones y curvas que impedían el paso de una camilla. Por ello, ha informado la Guardia Civil en un comunicado, se decidió que la única manera segura sería mediante la realización de microvoladuras controladas y de ese modo generar el espacio suficiente para proceder a la evacuación del herido.

CINCUENTA MICROVOLADURAS
Los especialistas de la Guardia Civil han tenido que realizar 50 microvoladuras controladas en nueve puntos diferentes de la galería subterránea.
Esta técnica, empleada en España únicamente por miembros de la Guardia Civil, consiste en realizar pequeñas voladuras controladas con poca cantidad de explosivos que permiten desobstruir el paso, el volumen de gases emitido es mínimo y las piedras se fragmentan permitiendo el paso de la camilla. Facilitan los movimientos para la evacuación y evitan los efectos sísmicos que puedan producir desprendimientos. Hasta el lugar del accidente se desplazaron más de una treintena de componentes del Greim, así como cuatro especialistas en explosivos (Gedex), diez componentes de seguridad ciudadana y dos helicópteros.
Una vez coordinadas las tareas entre el personal desplazado hasta el lugar, así como el material específico necesario para realizar las microvoladuras, se inició el rescate.
Las maniobras de rescate han sido muy dificultosas por lo angosto de la cueva en alguno de sus puntos que había que salvar. “Las tareas de extracción han sido lentas y laboriosas, exigiendo una gran pericia y exigencia física de los participantes, ya que han tenido que salvar numerosos puntos complicados y desniveles verticales después de múltiples maniobras con la camilla que transportaba al herido”, según explicó ayer la Guardia Civil.

Rescatan al espeleólogo francés que estaba atrapado en una sima de Larra