Betanzos pide la cesión del edificio sindical y se compromete a rehabilitarlo para usos sociales y vecinales

Esta es la tercera vez que Betanzos solicita la cesión del edificio | ARchivo ec
|

Betanzos pretende recuperar para usos municipales de ámbito cultural, social y recreativo la antigua sede de sindicatos, en la avenida de A Coruña. Una reivindicación enviada a Madrid en dos ocasiones anteriores, ambas sin respuesta, y que el Gobierno de García Vázquez rescata ahora con el compromiso de restaurar y mantener la construcción a cambio de su cesión por parte del Gobierno del Estado.


El alcalde betanceiro acaba de dirigirse al departamento de Patrimonio Sindical Acumulado (PSA) del Ministerio de Empleo y Seguridad Social con la intención de abordar este asunto teniendo en cuenta la situación que atraviesa el inmueble, proyectado por el arquitecto Rodolfo Ucha Donaire en 1964, y las posibilidades que, por su ubicación, el municipio considera que “puede ofrecer en el ámbito cultural, social y recreativo…” de Betanzos.


Según el Gobierno de Betanzos, se remitieron sendas solicitudes en septiembre de 2012 y julio de 2013, advirtiendo en ambas del abandono del edificio, y en la segunda, también de las consecuencias de un incendio registrado en su interior que, no siendo graves, destrozaron casi por completo el mobiliario de las dependencias en uso de CCOO.


En contestación a estos escritos, el Ministerio de Empleo anunció su decisión de proceder a las “reparaciones indispensables para garantizar la seguridad” y consultar con las organizaciones titulares de la cesión, esto es, UGT, CCOO, CEOE, y CIG, las formas en las que el ordenamiento jurídico permitiría atender la petición de cesión al municipio de Betanzos. Esta última comunicación es de hace cuatro años, de 22 de julio de 2013.

Veciños de A Magdalena
Esta Casa Sindical de Betanzos, aunque corrió mejor suerte que su “vecino” Instituto Laboral Francisco Aguiar –demolido sin explicación alguna pese a que el arquitecto encargado del proyecto, Antonio Tenreiro Brochón, había recibido solo unos años antes por la obra el Premio Nacional de Construcciones Escolares–, perdió parte de valores originales y se tapió para evitar actos vandálicos o la presencia de okupas, a quienes se vinculó con los sucesos de 2013.


Además de los usos culturales o sociales anunciados para este inmueble, en uno de los extremos del parque de Pablo Iglesias, el Ayuntamiento de Betanzos insistió en las últimas horas en que considera que, por si emplazamiento, éste sería un espacio idóneo para dar cobertura a la Asociación de Veciños de A Magdalena e A Condomiña que, “a día de hoy, no cuenta con sede social por lo que podrían desarrollar sus actividades en estas instalaciones una vez que el edificio estuviese rehabilitado”, precisaron desde Betanzos.

Betanzos pide la cesión del edificio sindical y se compromete a rehabilitarlo para usos sociales y vecinales