En Marea admite “discrepancias” en el grupo de Podemos en el Parlamento

21 enero 2016 página 27 / 26 enero 2016 página 29 / 13 febrero 2016 página 30 / 02 marzo 2016 página 24 La Diputada De En Marea Alexandra Fernández . Fernández reivindica que se ha demostrado la "capacidad de di&
|

La portavoz de En Marea en el Congreso, Alexandra Fernández, admitió que se han producido “pequeñas discrepancias” en el grupo parlamentario que Podemos comparte con sus confluencias, pero lo considera “normal” porque es “complicado” encajar todas las piezas de este espacio tan “complejo”. 
Además, y aunque señaló que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tiene un “temperamento propio”, asegura que eso no influye en que el partido morado y la coalición gallega se puedan “encontrar en muchas cosas”.
Así lo explicó Fernández en una entrevista, en la que compara el denominado grupo confederal como una especie de “matriuska”. “Somos una confluencia dentro de un grupo confederal. Hay que encajar todas esas piezas una dentro de la otra y que todas las partes se sientan cómodas, y eso siempre es complejo”, asumió. Y es aún más “complicado”, abundó, en este “intenso” arranque de legislatura que lo está “acelerando” todo y en el que existen muchas “variables” nuevas. “Encajar todo esto siempre es complejo, pero creo que estamos caminando en la línea de que se mejoren todas esas pequeñas discrepancias que pueda haber e ir mejorando el funcionamiento, también en el encaje y en la conexión con los movimientos municipales y con el trabajo de base de las mareas”, señaló.
La que fuera cabeza de lista de En Marea por Pontevedra y militante de Anova no cree, al contrario que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que Pablo Iglesias sea arrogante, aunque sí reconoce que tiene un “temperamento propio”.
“Compartimos un espacio político, cuestiones de marco general, y nos podemos encontrar en muchas cosas. Es cierto que tiene un temperamento propio, pero más allá de eso creo que sacar titulares con eso no es lo que le está preocupando a la gente, a la gente le preocupan las cuestiones políticas”, argumentó.
Fernández sostuvo que la crisis que vive Podemos solo afecta a En Marea en la medida en que afecta a una parte de la coalición, pero defendió que la confluencia gallega es “un espacio mucho más amplio que se conecta con otros muchos procesos, como las mareas municipales, y que permite tener más autonomía sobre la vida interna de los partidos”.
“Eso hace de En Marea una herramienta todavía mucho más útil porque está mucho más conectada con los movimientos sociales, lo que permite tener un panorama mucho más complejo, una vida mucho más rica. Y eso es algo positivo”, dijo.
Preguntada si considera que Podemos está perdiendo esas conexiones sociales, Fernández subrayó que ya ha quedado atrás el “momento electoral” y que ahora hay que “atender a la conexión entre las instituciones y lo que pasa en las calles”. Aunque no quiere inmiscuirse en el funcionamiento interno de Podemos, eso es lo que, desde su punto de vista, está intentando hacer la secretaria general del partido morado en Andalucía, Teresa Rodríguez. “No tenemos que olvidarnos nunca de que lo que importa, frente a un devenir, es dónde están nuestras bases y el espacio donde se construye En Marea con mayor participación, más democracia y más transparencia”, dijo volviendo a su propia coalición. “No me quiero meter a opinar en lo que debe hacer Podemos o no. Yo, desde lo que me toca, que es En Marea, creo que tenemos que ir a un modelo donde se escuche permanentemente a las bases”, añadió.
Fernández, que ejercerá como portavoz de En Marea hasta el próximo mes de junio, cuando la sustituirá otro de sus cinco compañeros de la coalición formada por su partido Anova, la federación gallega de IU, las Mareas y Podemos, es partidaria de mantener esta alianza si se convocan nuevas elecciones generales.

En Marea admite “discrepancias” en el grupo de Podemos en el Parlamento