Anido accede a buscar una salida al conflicto que mantiene con la asociación Gatocán

El pleno tuvo en la modificación de una ordenanza de saneamiento su punto más importante pablo pernas
|

En un pleno bastante descafeinado por la falta no solo de puntos de interés, sino de puntos, al fin y al cabo –apenas se debatió una moción del BNG sobre unas plantas invasoras–, prácticamente todo el protagonismo se lo llevaron, una vez concluida la sesión, las representantes de la asociación protectora de animales Gatocán.

Nada más pronunciar el alcalde, Ernesto Anido, las palabras que daban por finalizado el penúltimo pleno ordinario del año, la presidenta de la entidad, Beatriz Martín, le recordó levantándose de su asiento, que habían solicitado “en tiempo y forma” formular una pregunta en el contexto plenario. Una solicitud que entró por registro el pasado 11 de octubre, es decir, exactamente dos semanas antes de la celebración del encuentro de la corporación municipal.

Las representantes de la protectora quisieron hacer una pregunta en el pleno que les denegaron

La pregunta era la siguiente: “¿quién ocupará el local que hasta la fecha venía siendo utilizado por Gatocán, con qué finalidad y en caso de realizar obras en el mismo, cuándo comenzarán?”.

 

gritos

Esta cuestión no llegó a plantearse porque Anido y su equipo de gobierno abandonaron rápidamente el salón de sesiones escuchando gritos como “la época feudal ya se acabó” o insultos como “falso”.

Las responsables de la entidad se mostraron indignadas con el trato recibido porque, como recordaron, el regidor les había prometido una cosa “y ahora no la cumple”.

No obstante, pocos minutos después, abordaron a Anido fuera del edificio de Ayudantía y conocieron de primera mano que el Ayuntamiento va a estudiar una solución para que esta asociación disponga de un local donde guardar todas sus pertenencias y poder, de esta forma, celebrar con toda normalidad los rastrillos que una o dos veces al mes desarrollan en el centro urbano.

Tras los insultos, las responsables de la entidad conversaron fuera con el alcalde

De esta manera, tanto desde Alcaldía como desde la Concejalía de Promoción Económica se analizarán las distintas posibilidades para que esta asociación, que cuenta con varios centenares de integrantes, pueda encontrar un lugar que sustituya al espacio que venían utilizando para guardar sus cosas –y que había sido cedido por el anterior gobierno tras llegar a un acuerdo con el ellos en el pasado mandato–, todas esas que han recibido a través de donaciones y que venden luego en los puestos que instalan los sábados de rastrillo.

 

denuncia

El espacio anterior era un vestuario situado en el paseo marítimo, frente al Hotel Sada Marina, que fue cerrado con llave el pasado verano y denunciado por ello por medio de Gatocán en los juzgados de Betanzos, ya que les habían impedido recoger todas sus cosas.

Una acción que sí pudieron completar hace un par de semanas cuando el Ayuntamiento, a través de una funcionaria que fue enviada por el secretario municipal, les citó para sacar de allí todo lo que fuera de la asociación, que resultó ser prácticamente todo. n

 

Anido accede a buscar una salida al conflicto que mantiene con la asociación Gatocán