Ferreiro promete “un goberno participativo, aberto e transparente”

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-25-004-8869d80a
|

Las décimas elecciones municipales de la democracia dejaron ayer en A Coruña el gran cambio de toda su historia. Xulio Ferreiro, al frente de Marea Atlántica, fue el gran vencedor de una noche en la que todos los partidos políticos hicieron distintas interpretaciones. La coalición ciudadana se erigió como la opción que más votantes eligieron, teniendo en cuenta los datos oficiales. Y es que con el 94,39% de los votos escrutados en la ciudad, con el que se cerró la jornada de ayer, la formación se convirtió en la lista más votada.
Eran cerca de las diez de la noche cuando el local de Marea Atlántica estallaba de júbilo con la comparecencia pública de Xulio Ferreiro, que apareció entre gritos de “alcalde, alcalde”. El candidato agradeció el compromiso de los votantes. “A xente acaba de decir que na Coruña hai marea. Comeza hoxe un novo tempo político, onde a xente vaise poñer á cabeza desde ciclo”, dijo.
Convencido de la formación de un modelo de cambio en María Pita, Ferreiro prometió “un goberno responsable, para á maioría, participativo, aberto, transparente, onde as persoas son o primeiro. Un goberno con sentidiño”, puntualizó.   
Cerca de 500 personas acompañaron a Marea Atlántica en su día grande, que convirtieron en una verdadera fiesta. La calle de Marqués de Pontejos, donde se ubica su local de campaña, se colapsó durante cerca de una hora por la afluencia de personas y vehículos.
En su primer discurso tras el éxito en las urnas, Ferreiro también felicitó a otras formaciones ciudadanas, como las lideradas por Ada Colau en Barcelona, o Manuela Carmena en Madrid, a las que se refirió, igual que a A Coruña, como “cidades rebeldes que van comezar a cambiar o Estado”. “Gañar é só o principio, o reto de verdade comeza agora”, finalizó. Ferreiro, que siempre se ha mostrado dispuesto a mantener conversaciones con todos los grupos políticos de cara a establecer posibles pactos de gobierno, tendrá que comenzar ahora esa ronda de encuentros para entablar acuerdos, ya que necesita de coaliciones para complementar sus diez concejales.

Populares
Con semblante serio y con un discurso falto de autocrítica. Así compareció el candidato popular, Carlos Negreira, para hacer las primeras (y únicas) valoraciones de la jornada electoral. Pasaban unos minutos de las 00.30 horas. Los populares esperaron más de cuatro horas y media tras el cierre de los colegios para  hacer su aparición pública.
Arropado por toda la candidatura coruñesa, miembros de la ejecutiva provincial del partido, como Diego Calvo, concejales que decidieron no repetir en la nueva lista, como Julio Flores o Ana Fernández, y decenas de simpatizantes, Negreira pronunció en el hotel NH Atlántico un discurso breve. Tras agradecer el compromiso de los miles de coruñeses que les respaldaron con su voto, Negreira reconoció que el resultado logrado no era el esperado. “Está claro que buscábamos la mayoría, pero los coruñess han querido que los partidos se pongan de acuerdo para formar gobierno”, dijo el todavía alcalde.  
A falta de que se completara el escrutinio, Negreira avanzó los datos que le habían hecho llegar los apoderados e interventores del partido, y que les convertirían en la lista más votada. Según estos números, Marea Atlántica habría logrado 36.760 votos y el PP, 36.814. Los populares se aferraron a esta diferencia de apenas 54 papeletas para presumir de ser la lista más votada en la ciudad.
Pero estos datos revelan, además, la estrepitosa caída que ha sufrido el Partido Popular en la ciudad en estas elecciones, frente a los datos de 2011, cuando logró la confianza de 51.262 electores. Es decir, ha perdido casi 14.500 votos, que en los anteriores comicios convirtieron a Negreira en alcalde con mayoría absoluta.
Para el próximo mandato, el popular insistió en que seguirán trabajando para hacer “lo mejor para la ciudad”, aunque no quiso entrar en valoraciones sobre las causas que han podido propiciar esta caída.
El líder de los populares en la ciudad señaló que ya habrá tiempo de analizar los resultados por barrios y estudiar cada uno de forma pormenorizada para hacerse una idea de la situación. Eso sí, señaló que lo datos de A Coruña no habían sido ninguna excepción puesto que el PP ha experimentado “una bajada generalizada” en todo el territorio nacional, e insistió en que tenían cierta similitud con otras zonas.
Negreira volvió a insistir en que ninguna formación había obtenido el respaldo necesario para formar un gobierno por sí solo. “Los datos obligan a negociar. Ningún partido tiene los concejales suficientes”, insistió el regidor.
Tampoco avanzó nada sobre sí se quedaría en la oposición en caso de no conseguir un pacto de gobierno con ningún partido, algo que, en principio, puede presumirse factible, dado que el resto de fuerzas políticas son consideradas de izquierdas y ven poco realizable un acuerdo con los conservadores.
Las palabras de Negreira endulzaron una realidad que dejó un fuerte desánimo entre todos los allí presentes. La caras de todos los miembros de la candidatura en su comparecencia pública eran más que serias, incluso a alguno de los integrantes se le escapó alguna lágrima. Abrazos de consuelo, palabras de ánimo, y un aplauso de varios minutos tanto a su llegada como al finalizar el discurso fueron los gestos de los simpatizantes
Una noche de euforia para los recién llegados que contrasta con la amargura de los que ven perder su hegemonía. 

Ferreiro promete “un goberno participativo, aberto e transparente”