Los coruñeses aprovechan el último domingo del año para las compras y el ocio en familia

El Ideal Gallego-2018-12-31-015-0013cb27
|

Desde primeras horas de la mañana pudo verse un gran ambiente en la calle Real y la plaza de Lugo, que se llenaron contra el mediodía de paseantes con bolsas y paquetes. También los centros comerciales registraron un alto número de visitas, ya que varios contaban con programación infantil y fueron muchos los que hicieron sus recados mientras los pequeños jugaban. 

Además, la fluidez que suele caracterizar el tráfico de los domingos se vio claramente afectada la mayor parte de la jornada debido a la apertura, precisamente, de las grandes superficies. La búsqueda de regalos de última hora provocó visibles retenciones, que se agudizaron en Alfonso Molina en las horas previas a la función que el Circo del Sol representaba en el Coliseum.

En cuanto a los productos de alimentación, hoy se prevé un abarrote en los mercados municipales. Aunque los previsores han optado por congelar pescados, mariscos o carne, muchos otros prefieren llevarse el producto fresco a su mesa y acudirán a sus puestos de referencia para hacerse con las viandas de Nochevieja. Las uvas, por supuesto, tampoco faltarán en las listas de la compra. Respecto a los precios, el día 22 llegó a pagarse el kilo de percebe a 280 euros.

Diversión
Los coruñeses disfrutaron del domingo patinando sobre hielo o acudiendo con sus pequeños al poblado de María Pita, en el que además de situarse diversos juegos y atracciones se programan espectáculos a diario. Ayer le tocó el turno a Baobab Teatro, que representó “Contos para un caldiño” y “Bailando cos contos”.

Por otra parte, los belenes más emblemáticos de A Coruña, el de la Grande  Obra de Atocha y el del Ayuntamiento, son otros atractivos para pasar el tiempo en familia. En los barrios de Matogrande y Soho-Orzán pudo verse, también, a los pajes reales.

Los coruñeses aprovechan el último domingo del año para las compras y el ocio en familia