Familiares y amigos de Diego Bello claman justicia a los pies de la Torre

El Ideal Gallego-2020-02-09-013-25ffd95a
|

Cuando se cumple un mes sin Diego Bello, el coruñés de 32 años muerto a manos de la policía filipina el pasado 8 de enero, numerosos familiares y amigos se reunieron ayer a los pies de la Torre de Hércules para rendirle homenaje y mantener vivo su recuerdo. Allí desplegaron una pancarta clamando justicia ante este caso que ha sobrecogido a la ciudad.

“Hace un mes que pasó y creo que es un bonito homenaje venir al faro de la ciudad que nos tiene que iluminar un poco a todos en este camino de buscar justicia”, afirmó el hermano del fallecido, Bruno Bello, en declaraciones a los medios de comunicación.

Para buscar esa “luz”, cerca de cuarenta personas extendieron el gran cartel, que lucía el lema “justicia para Diego. Galicia te reclama” mientras sonaba música de Bob Marley de fondo. Guardaron también un minuto de silencio como “pequeño homenaje”, tal y como explicó el familiar.

Bruno aprovechó para detallar cómo se encuentra el proceso de investigación abierta por la Audiencia Nacional, ante la que están “a la espera de novedades y de información relativa acerca de las autopsias”. En cuanto a las comunicaciones con las administraciones competentes en el caso, el hermano del fallecido indicó que la familia, él mismo y su abogado “mantiene contacto directo con el Consulado español”. Las conversaciones se extienden, además, al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y a la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey.

La investigación, en proceso  
La Audiencia Nacional ha abierto una averiguación tras la denuncia interpuesta por la familia de Diego Bello, mientras permanecen abiertas otras cuatro investigaciones en Filipinas, donde la Policía consideró que era un “traficante de drogas de alto valor”. Los allegados al coruñés niegan rotundamente su relación con el narcotráfico y, además, califican la versión de los agentes de “totalmente falsa”. 

Diego Bello, tiroteado el pasado 8 de enero en Siargao, una isla situada 800 kilómetros al sureste de Manila, la capital del país asiático, regentaba varios negocios relacionados con el turismo y gozaba de gran popularidad entre los surfistas. 

Tal y como recuerda su hermano, “era una persona muy vinculada al mar”. Por ello, el lugar escogido para este homenaje fue el faro coruñés, tan relacionado con el mar, que era “su gran pasión”.

Familiares y amigos de Diego Bello claman justicia a los pies de la Torre