Hércules de Ediciones sitúa a los monasterios en la raíz de la historia gallega

|

Para el presidente de Hércules de Ediciones, Francisco Rodríguez Iglesias, el segundo problema más grave que tiene Galicia es la falta de autoestima. Lo confirmó cuando vivió en Euskadi y no escuchó a nadie decir aquello de “yo para esto no valgo”. 
Por esta razón y porque no había “una obra de prestigio y ciencia que recogiese nuestra realidad”, el editor añadió a la biblioteca del país “Proyecto Galicia”, al que define como el mejor que salió impreso en los últimos años en Europa y en su intención de fortalecer esa poca querencia, sale ahora “El protagonismo monástico a través de la historia”, dos volúmenes de 400 páginas cada uno donde la historia que cobijaron estas construcciones se acompañan de fotografías de calidad. 
El periodista José Manuel Salgado señaló ayer en la presentación que los monasterios y conventos están muy en la raíz de la historia de Galicia. Su influencia la cuentan hasta 20 autores, que aportan su punto de vista para que el texto gane en riqueza. 
Así es que si el primer volumen analiza los inicios del mundo cenobítico de Galicia desde la época antigua, se va hasta los modelos y formas de organización y se detiene en la desamortización impulsada en 1835 por el ministro Juan Álvarez Mendizábal, el segundo se abre con un apartado dedicado al papel desarrollado por las comunidades religiosas en la cultura y la educación. 
Los lectores pueden recorrer sin moverse del sitio las bibliotecas y escuelas y comprobar que desde estos centros de la oración también se veló por el gallego que circuló en escritos. Contó Iglesias que solo San Martín Pinario concentraba tantos terrenos como la Diputación dentro de un mapa agrícola del que la Iglesia llegó a dominar la mitad. 
Además, los expertos relatan el influjo que los monasterios ejercieron sobre algunos literatos de la época contemporánea y su plasmación en el terreno artístico, en la tradición musical y en el “patrimonio inmaterial”. Y es que son incontables los ritos y creencias curativas asociadas a santuarios e iglesias monásticos. 
Entre las 800 hojas, aparece Fray Rosendo Salvado en las Antípodas. Él y su pequeña historia se pone en bandeja para comprobar cómo su obra contribuyó a consolidar la vida cenobítica en Australia. 
Como lo monástico no es pasado, también es presente, la publicación le da voz a un grupo de religiosos, que describen cómo ven la vida dentro de la comunidad que les acoge. 
Uno de los colaboradores, Pegerto Saavedra, señala que a finales del siglo XVIII residían en Galicia el 24% de todos los monjes benedictinos que había en España y el 32% de los cistercienses. 

identidad
La novedad da a conocer lo que inyectaron a la identidad que pasea hoy Galicia, que es el fin último del editor. Solo sabiendo su historia, un pueblo puede evitar caer en los mismos errores, explicó Iglesias. Y la historia, añadió, no son solo datos. 
Son las curiosidades que acompañan a esas fechas las que hacen que un pueblo tenga una personalidad u otra y en este aspecto, los que vivieron en grandes edificaciones alejados tuvieron parte en esto. 
Especialistas como José Freire Camaniel, José García Oro, José Miguel Andrade o Francisco Javier Pérez ayudan en los dos tomos a entenderlo. n

Hércules de Ediciones sitúa a los monasterios en la raíz de la historia gallega