Riazor recibirá hoy la ciclogénesis “Miguel” sin la protección de la duna

01 junio 2019.A Coru..a.- Tragedia en un Riazor abarrotado por el d..a m..s caluroso en A Coru..a en medio siglo

A Coruña vivirá hoy una nueva alerta naranja, finalizada la época de los temporales. A pesar de todo, las autoridades consideran que “Miguel”, como se ha dado en llamar a la ciclogénesis explosiva, no será muy dañino, pero se esperan vientos de cien kilómetros por hora, lo que obligará a cerrar las playas de la ensenada del Orzán así como los parques y jardines, por la amenaza de caída de ramas. 

El director de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, comentó que el 112 y las agencias meteorológicas habían decretado alerta naranja costera y en tierra, por vientos, y que por la mañana de ayer ya se habían activado los procedimientos. El principal problema es que ya se allanó la duna de Riazor, el obstáculo que se utiliza para proteger el Paseo Marítimo de los embates de temporal, así que no se puede contar con esa protección. 

Eso aumenta la posibilidad de que las olas lleguen al Paseo Marítimo si el viento sopla de dirección nor-noroeste. Pero ayer, a última hora de la tarde, la dirección era sur-suroeste, lo que parece que dejará Riazor protegido. 

La alerta comenzará a las doce del mediodía, y la pleamar está fijada para las siete de la tarde, momento en que se cortará el acceso a las playas, si las previsiones se cumplen. Los accesos estarán vigilados por la Policía Local y voluntarios de Protección Civil, así como Bomberos. 

Touriñán recordó al público las precauciones básicas contra el fuerte viento: no acercarse a ningún lugar de la costas y al haber vientos, nada de objetos en ventanas, asegurar los tejados y andar por zonas arbolados.

Dispositivo al 100% 
Las últimas alertas que se declararon no eran muy potentes, y no se espera que “Miguel sea muy distinto”, pero la ausencia de la duna obliga a mantener el dispositivo de emergencias “al cien por cien” para evitar riesgos, aunque la marea tampoco es muy alta, con un coeficiente de 1,3 cuando en otras ocasiones ha llegado a superar los 2.  

Este invierno se ha visto afectado por una serie de anticiclones que han convertido la época más inhóspita del año en mucho más soportable, sin oleajes que provocaran daños en el Paseo Marítimo o invadieran la calzada, como ha ocurrido en temporadas anteriores. Solo hubo una borrasca particularmente violenta. A principios de febrero, el temporal “Helena”, que generó la única alerta roja de la temporada. Dejó más de 400 rayos, acompañados de ráfagas de viento de más de noventa kilómetros por hora y abundante lluvia. La última alerta naranja se dio el nueve de mayo:  un temporal de viento con rachas de 70 kilómetros por hora.

Riazor recibirá hoy la ciclogénesis “Miguel” sin la protección de la duna

Te puede interesar