Una paloma mensajera pone en jaque a los servicios secretos británicos

|

Los servicios secretos británicos pidieron ayer ayuda a la ciudadanía para descifrar un código atado a los restos de una paloma mensajera de la II Guerra Mundial que, tras semanas de estudio, continúa “indescifrable” para los expertos.

El código fue descubierto entre los restos de la chimenea de una casa en Surrey (sur de Inglaterra) por el dueño de la vivienda, que halló un pequeño escrito dentro de un tubo rojo atado a la pata de una paloma muerta, informó ayer la cadena BBC.

En la pieza de papel, bajo el título “servicio de paloma”, había escritos a mano hasta 27 códigos.

Desde el descubrimiento, hace un mes, el servicio de escuchas y decodificación de los servicios secretos en Cheltenham, más conocido por sus iniciales en inglés GCHQ, ha estudiado sin éxito estos códigos, por lo que pide ayuda a la población para resolver un rompecabezas que les tiene “perplejos”.

Un historiador de este departamento, Tony, que prefirió no revelar su apellido, dijo a la BBC que todo indica que el mensaje se realizó durante la II Guerra Mundial (1939-45), y ahí radica la complejidad para descifrarlo.

“Ese tipo de códigos creados para ser usados en operaciones fueron diseñados para que sólo pudieran ser entendidos por los emisores y los receptores del contenido”, explicó Tony.

Los expertos barajan –además de esta opción de decodificación entre dos individuos, que haría al mensaje indescifrable– la posibilidad de que su contenido se base en un libro de señas utilizado en la época para una misión en concreto que ahora probablemente esté destruido.

Una paloma mensajera pone en jaque a los servicios secretos británicos