La mayoría de las ordenanzas municipales están obsoletas desde hace varios años

Una ordenanza regula la tenencia y protección de mascotas | aec
|

La mayoría de las ordenanzas municipales que sirven para regular diversos ámbitos de la ciudad se encuentran desactualizadas y en muchos casos se producen en las normas lagunas debido a su desajuste con las necesidades de la sociedad.

En los últimos meses surgió un caso muy evidente, el de los patinetes, que no están regulados en la ordenanza de movilidad y el Ayuntamiento ya trabaja en una normativa específica para que el uso de este tipo de vehículos esté sujeto a una normativa, de manera que se establezcan obligaciones, sanciones y otros aspectos, y que complemente al reglamento dictado por la DGT.

Este es uno de los principales exponentes que sirven para explicar la desactualización que sufren casi todas las ordenanzas municipales, algunas sin ajustar desde hace más de diez años. Otras son más actuales, como la de la renta social, aunque esta también será renovada para corregir algunas deficiencias que se detectaron después de la puesta en marcha del programa.

Además de los cambios que prevé incluir a lo largo de este año en la ordenanza de movilidad, el Ayuntamiento también está inmerso en la introducción de modificaciones en otras ordenanzas como la de rehabilitación de edificios, que está abierta actualmente para que los ciudadanos y colectivos realicen sus aportaciones, o la de medio ambiente. Esta última tiene especial incidencia en relación con los grafitis.

El Gobierno municipal quiere conseguir que haya una mayor seguridad jurídica a la hora de hacer frente a esta práctica e incluso poder actuar sobre edificios privados. La normativa actual solo permite a los responsables municipales actuar sobre superficies públicas y quieren que la nueva ordenanza amplíe sus competencias.

 

Antiguas

Estas son algunas de las ordenanzas en las que se está trabajando para renovar, pero hay otras que están “antiguas” para los tiempos actuales. En esta situación están la que regula la convivencia y el ocio en el espacio público, la de mercados, la de terrazas, la de tenencia de animales y algunas del área de Bienestar Social como la de emergencia social o la relacionada con las subvenciones que otorga la concejalía.

En algunos casos es posible que incluso llegue a haber una integración entre dos ordenanzas, como sucede con la que regula la convivencia y el ocio nocturno y la de contaminación acústica, que pueden llegar a entrar en conflicto en algunos casos dado que incluyen aspectos que se pueden solapar.

Además de la actualización de las ordenanzas obsoletas, en los últimos años se crearon otras nuevas como la de protección contra incendios y otras relacionadas con el agua y aspectos tributarios.

La mayoría de las ordenanzas municipales están obsoletas desde hace varios años