El Ministerio tilda de “intransigente” la actitud del sector del cerco gallego

|

Una nueva reunión entre el cerco gallego agrupado en Acerga con el secretario general de Pesca, Andrés Hermida, y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, se saldó sin avances ante la postura de los armadores, que reclaman “romper” con el actual plan de gestión del Cantábrico Noroeste para que haya un reparto de cuotas por tripulante y no por criterios históricos. Una demanda que el responsable del Ministerio ha calificado de “intransigente”.
Tras una reunión de más de una hora celebrada en la Consellería do Mar en Santiago, el portavoz de Acerga, Andrés García, resumió el encuentro en que “el resultado es el mismo de siempre”, ya que el secretario general de Pesca “dice que no se puede mover de la postura” y que “hay que esperar a final de año para hacer una revisión del plan de gestión”.
“El Ministerio se compromete para el año que viene a abrir negociaciones y analizar el plan de gestión, pero es que nosotros no queremos que se analice el plan de gestión, queremos que se anule, este plan de gestión está claro que perjudica a nuestra flota, que somos 120 barcos, aunque los demás sean más, también hay que contemplarnos”, subrayó García. “Hoy (por ayer) parecía que ante esta llamada podía haber un acercamiento pero no lo hay, nosotros dijimos por activa y por pasiva que o se rompe este reparto o la flota no continúa así”, prosiguió en sus reproches. 

“ni solución ni futuro”
Sobre la propuesta del Ministerio de salir a pescar 500 kilos de jurel (en un intercambio por caballa), el portavoz de Acerga zanjó que “no viene al caso”, pues “son un mal parche”. “Y no queremos parches, queremos una solución, un futuro, y eso ni es solución, ni es futuro”, apostilló.
Por su parte, el secretario general de Pesca, Andrés Hermida, mostró su “decepción” por que la flota de Acerga “solicitaba salir a pescar” y no acepte la posibilidad que se le ofrece de capturar 500 toneladas de jurel por un intercambio de caballa.
Asimismo, apuntó que el Ministerio ofrece una reunión para “ver lo que fue el plan de gestión del Cantábrico Noroeste de estos dos años”, pero Acerga “lo que exige es la revisión” y la “anulación”. “Lo que no es de recibo es que una parte, que insisto es importante pero no es mayoritaria, exija que se rompa un acuerdo que costó mucho tiempo hacerlo, creemos que la postura de Acerga es un poco intransigente”, ha criticado el secretario general de Pesca.
En esta línea, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, señaló que a ella le gustaría que la flota gallega “estuviera unida”, pero “lo que no se puede es obligar a nadie a trabajar de una manera determinada”. “Con imposiciones creo que no se va a ningún sitio”, censuró. “Yo tengo que defender a todo el cerco gallego, no solamente a los que algunos creen que tengo que defender”, sostuvo, al tiempo que recordó que “hay 42 barcos que están trabajando” al margen de Acerga en Galicia. 
Por ello, dijo que le da “pena” que, tras “el esfuerzo” hecho para que los barcos de Acerga puedan pescar más este año, y a pesar del “compromiso por escrito” del Ministerio para analizar el plan de gestión una vez terminada la campaña, “no les es suficiente”.

El Ministerio tilda de “intransigente” la actitud del sector del cerco gallego