“Vamos todos iguales”, dice Fiona Ferrer

|

La experta en moda Fiona Ferrer está estos días en El Corte Inglés para formar parte de un nuevo proyecto de coaching, que potenciará el servicio de asesoramiento del centro con el fin de sacarle etiquetas. Y es que lejos de lo que muchos piensan, la empresaria señala que todo el mundo necesita un estilista al lado y que no tiene que ofender su propuesta porque es cuestión de gestionar el tiempo y muchas veces ocurre que es imposible llegar hasta esa prenda. 
En su visita, la primera blogera de la revista “Hola” aseguró que “mucha gente no conoce su cuerpo y piensa que porque se lleva la minifalda se la tiene que poner”. En este sentido, confiesa no ser víctima de tendencias y anima a  tener “tu propia personalidad porque a través de la ropa, se transmite muchísimo: “Yo vivo a mi bola”. Lo que está claro para la escritora de “Wacugirls” es que “hoy todo el mundo se puede vestir” y para las mujeres inseguras, la presencia de un personal shopper les puede ayudar a encontrar su estilo. El suyo, asegura tenerlo atado. No está dispuesta a venderlo y reconoce que se siente imitada cuando cuelga una foto en internet. 
Si tiene que elegir a una mujer con personalidad vistiendo, no lo duda. Olivia Palermo es su favorita porque “dentro de lo perfecto, va con su punto imperfecto”. Ella está delante y detrás del mundo de la moda. Sabe que en el éxito también tiene algo que decir el fotógrafo. De no tener un buen profesional delante, es poco probable que alguien coquetee con lo viral. De las redes sociales señala que acercan al que está lejos y alejan al cercano. Sin embargo, postula que “más que el número de seguidores, lo importante es el poder de influencia en la gente que te sigue”. Por eso afirma que si ahora hiciera “Supermodelo”, la cosa cambiaría. Internet y el mundo bloger le han dado un vuelco a todo el sector. Para bien y para mal, indica, porque las redes también han permitido la entrada de demasiado intruso y “para estar en la primera fila de los desfiles, tienes que tener un criterio. No se lo puedes quitar a una persona que es periodista, que se ha formado”. 
Es por eso que asegura que las revistas “son conscientes de que hemos creado monstruos”. Aplaude que haya celebrities, gente que tuitea, pero para opinar hay que conocer porque “te puedes cargar en once minutos el trabajo de un diseñador”. En este aspecto, explica que jamás desbancará a una colección o a un profesional públicamente. De El Corte Inglés, la especialista destaca la accesibilidad de los empleados, “que son gente normal” y no como las tiendas de gran lujo, “que te miran de arriba a abajo y se preguntan si te podrás comprar el bolso de 3.000 euros”. 
Para Fiona, “no hay cosa que más me guste que preguntar precios”. Si se lo puede ahorrar como en el centro nacional y comprobar sobre la etiqueta, mejor. En el encuentro que protagoniza, la  autora alerta de que “todo se está convirtiendo en demasiado global, vamos todos iguales” y de que es necesario hacer un balance antes de comprar. Y es que de nada vale que el precio sea bajo si la calidad es mala. El último elemento de la ecuación tiene que ver con el diseño. Diseño, calidad y precio. El orden de los factores no altera el resultado.

“Vamos todos iguales”, dice Fiona Ferrer