Siguen las negociaciones con el fratricida de Gérgal, atrincherado en su casa

Efectivos de la Guardia Civil controlan los movimientos del presunto fratricida de Gérgal (Almería), J.L.C., que sigue atrincherado en la casa de su madre. EFE
|

El presunto fratricida de Gérgal (Almería), J.L.C., sigue atrincherado en la casa de su madre, ya que el negociador que ha pasado la noche intentando convencerlo no ha conseguido que abandone la vivienda, situada a escasos metros del lugar donde se produjo el tiroteo mortal.

Según ha explicado a Efe el alcalde de Gérgal, Miguel Guijarro, "podría producirse una intervención durante la mañana", ya que "se niega a salir".

Sin embargo, éste ha explicado que "lo están agotando psicológicamente para que se entregue".

Además del negociador, el hijo del fratricida también ha pasado la noche hablando con su padre para intentar que se entregue.

J.L.C. se encontraba en paradero desconocido desde el pasado domingo, cuando protagonizó un tiroteo que acabó con la vida de su hermana e hirió de gravedad al yerno de ésta y a una vecina, momento desde el cual más de cincuenta miembros de la Guardia Civil han estado trabajando en su búsqueda por tierra y aire.

La pasada noche, tres vecinos de la localidad avisaron de que habían visto al presunto autor del tiroteo en la vivienda de su madre.

Las calles del pueblo de Gérgal siguen custodiadas por decenas de guardias civiles, que impiden el paso al centro de la localidad, zona en la que se encuentra la vivienda donde se ha atrincherado el presunto autor del tiroteo del domingo.

Siguen las negociaciones con el fratricida de Gérgal, atrincherado en su casa