Los expertos recomiendan no realizar cambios bruscos en las pautas de nutrición habitual

La nutricionista de la clínica coruñesa Assistens Sport, María Pérez
|

Los nutricionistas recomiendan, a pesar del confinamiento, no realizar cambios bruscos en las pautas de alimentación habitual.

María Pérez, nutricionista de Assistens Sport, señala que lo más importante es no excederse y prestar atención a la lista de la compra. “Es importante que lo que compremos sea lo que necesitamos y lo que realmente queremos comer. Ahora lo que tenemos en casa nos va a llamar mucho más la atención que en otras situaciones, por lo que es recomendable no tener demasiados productos insanos al alcance”, indica Pérez.

Al pasar más tiempo en casa, hay que “reconectar con la sensación de hambre”. “Tenemos que conocer cuándo tenemos hambre y cuando vamos a comer por aburrimiento. En caso de consumir algún alimento entre horas hay que escoger los que sean más saciantes y que no nos inciten a comer más, por ejemplo, los que hay que masticar durante un rato, como manzana o zanahoria cruda”, apunta la experta.

Para aquellos que actualmente no pueden trabajar debido a la pandemia, los días pueden parecer todos iguales y la sensación de estar inactivos podría asociarse con el fin de semana. Es por eso que la nutricionista coruñesa alerta sobre la necesidad de “no relajarse excesivamente con la comida”.

“Como parecen días libres, somos flexibles con la alimentación y lo extendemos a toda la semana. Es importante crear una especie de rutina y planificar los menús, aunque nos permitamos algunos caprichos que solíamos tener, como tomar una pizza los viernes, desayunar bollería un sábado o tomar un bizcocho los domingos. Podemos seguir haciendo eso, lo que no es normal es hacer cinco bizcochos a la semana”, recuerda la nutricionista.

Recetas con los niños
La experta de Assistens Sport reconoce que la cocina es un buen pasatiempo para mantener ocupados a los más pequeños, pero “hay muchísimas recetas para elaborar, no solo repostería”.

“Es maravilloso que estemos cocinando tanto y que aprendamos a hacer platos que son nuevos para nosotros o que llevan más tiempo. Para los niños es una actividad sanísima, pero no todo es preparar masas o dulces”, comenta Pérez.

Más allá de la alimentación es necesario mantener una buena hidratación cada día –como referencia, habría que tomar un litro y medio o dos por jornada–, descansar las horas suficientes –dado que la falta de rutina actual puede desajustar el sueño– y realizar la mayor actividad física posible.

Pérez incide en que “no es momento de exigirnos nada” y “antes de mantener la línea está nuestra salud mental”. “Que el mayor de los problemas sea acabar la cuarentena con dos kilos de más. Una vez que volvamos a la normalidad, lo más fácil será recuperar la forma física. Sentidiño, nada más”, concluye.

Los expertos recomiendan no realizar cambios bruscos en las pautas de nutrición habitual