Retiran del agua los restos de una de las grúas que se desplomó en Langosteira

imagen del contradique, al fondo, tras solo un mes de obras quintana
|

Desguaces Petrallo lleva varios días trabajando en el Puerto Exterior. La compañía, contratada por la UTE Langosteira, es la responsable de retirar los restos de una de las grúas desplomadas en las instalaciones el año pasado y puede que hoy finalice esta labor, que resultó más complicada de lo esperado por la profundidad a la que se encontraba la pluma.

Según el propietario, José María Sánchez Mouzo, los restos se encontraban a unos 40 metros, por lo que a los buzos les ha resultado especialmente complicado el trabajo, ya que estos profesionales solo pueden realizar una o dos inmersiones al día de unos 20 minutos. Para la operación también se requirió de un buque, en concreto, ayer era el “Mimar Cinco” el que asistía a los buceadores.

La estructura hundida era parte de la grúa sobre orugas más grande del mundo que se desplomó en junio de 2011. La parte que cayó al mar nunca fue retirada porque no obstaculizaba los trabajos en superficie, según afirma la Autoridad Portuaria. En total, quedaban unas 200 toneladas de hierros y otros restos bajo el agua que desde la semana pasada unos seis operarios se han encargado de ir retirando, primero hacia zonas de 20 metros de profundidad, para facilitar la operación y, más tarde, a tierra en trozos de unas 20 o 25 toneladas. El objetivo es concluir hoy el trabajo si el buen tiempo se mantiene, según informa Sánchez Mouzo.

Ahora se espera la llegada del mercante de bandera de Hong Kong, “Safmarine Shaba” a Langosteira para cargar las piezas metálicas denominadas pontones que se exportarán a Senegal. Este buque atracó ayer en el muelle de Calvo Sotelo sur para cargar 5.600 toneladas de alambrón y será entre hoy y mañana cuando hará escala en el Puerto Exterior.

Mientras, otro pequeños barcos trabajan en el nuevo muelle. En concreto, el “Omvac cinco” colaboraba ayer en las obras que se desarrollan en punta Langosteira. n

Retiran del agua los restos de una de las grúas que se desplomó en Langosteira