sábado 19/9/20

Demasiado viejos para dar cariño y amor

HAY una edad para cada cosa. Está claro que pasando el medio siglo, uno no se va a subir, por ejemplo, a un monopatín e intentar realizar un doble mortal invertido, más que nada por que seguro que, de hacerlo, se le daría un sentido muy real al nombre de la pirueta. Sin embargo, para eso de adoptar un can, cuidar del animal, sacarlo a pasear y, de paso, combatir el colesterol propio viendo como el animal retoza por algún jardín cercano, se creía que no había edad límite. Sin embargo, una perrera ourensana ha decidido que un matrimonio de 85 años era demasiado mayor para hacerse con un perro en adopción. Seguro que el animal, que iba a recibir cariño y cuidados a raudales, tendría algo que decir ante esta decisión si pudiera hablar.

Comentarios