sábado 24/10/20

El papa regresa al Vaticano con doce refugiados de la isla de Lesbos

El papa Francisco aseguró tras su visita al centro de detención de refugiados de la isla griega de Lesbos que “le daban ganas de llorar” y precisó que su iniciativa de alojar en el Vaticano a tres familias de refugiados sirios musulmanes es un gesto que pretende ser una invitación a la acogida de estas personas.
 

Dos refugiadas muestran sus pancartas a Francisco
Dos refugiadas muestran sus pancartas a Francisco

El papa Francisco aseguró tras su visita al centro de detención de refugiados de la isla griega de Lesbos que “le daban ganas de llorar” y precisó que su iniciativa de alojar en el Vaticano a tres familias de refugiados sirios musulmanes es un gesto que pretende ser una invitación a la acogida de estas personas.
“Después de lo que he visto, de lo que ustedes han visto, en ese campo de refugiados, daban ganas de llorar”, aseguró el Pontífice durante el vuelo de regreso de Lesbos a Roma, mientras enseñaba unos dibujos que le regalaron varios niños del centro de detención de Moria.
En una de las pinturas se ve a un niño ahogándose mientras que en otra aparece un sol llorando. “Es cierto que en el campo no tienen cursos de educación, pero, ¿qué han visto estos niños? Esto lo tienen en el corazón”, lamentó el Pontífice, al tiempo que recordó que lo que quieren estos menores es “paz”.
Sobre su decisión de llevarse consigo en el avión a 12 refugiados sirios, todos ellos musulmanes, explicó que fue una idea que le dio un colaborador y que él aceptó “inmediatamente” porque, según afirma, “era el Espíritu el que hablaba”.
La iniciativa se llevó a cabo mediante un trámite entre la Secretaría de Estado del Vaticano y las autoridades de Italia y Grecia. “Todas las cosas están en regla: los documentos, el Estado vaticano, italiano y griego han dado los visados. Son acuerdos a los que llegó el Vaticano con la colaboración de la Comunidad Sant’Egidio; son huéspedes del Vaticano y se suman a las dos familias ya alojadas por las parroquias vaticanas”, apuntó.
Estas tres familias de refugiados se encontraban en el campo de Kara Tepe y llegaron antes de que se firmara el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, informó la Santa Sede.

Comentarios