La ola de calor, que durará al menos hasta el jueves, dispara el termómetro

Un turista se refresca en una de las fuentes del Patio de los Naranjos de la Mezquita catedral de Córdoba / SALAS

Aún no ha llegado la mitad de junio, pero ya ha comenzado la primera ola de calor del año, que puede prolongarse, al menos, hasta el próximo jueves, y que este domingo ha dejado temperaturas en torno a los 40 grados en zonas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. 


La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) situaba el domingo lo peor del inicio de esta ola de calor en esa comunidades autónomas y en la de Madrid, en las que ya a primera hora del día activaba la alerta naranja, que significa riesgo importante, por altas temperaturas.


A las 16.00 horas, el termómetro había alcanzado los 43 grados en Andújar (Jaén); 42 en Córdoba y Carmona (Sevilla); 41,9 en Mérida (Badajoz) y en Almadén (Ciudad Real) o 41,8 en Almonte (Huelva), según los datos de la Aemet.


Todos ellos valores poco habituales para junio, un mes en el que es normal algún episodio de altas temperaturas, “pero no una ola de calor como la que vamos a tener, como las que ocurren en plena canícula”, dice a Efe el meteorólogo de Meteored José Miguel Viñas.


El alza de los termómetros ha dejado las calles de Extremadura prácticamente desiertas y los pocos viandantes que se ven en los cascos históricos, como el de Mérida, son turistas con abanico, gorra y botella de agua, mientras los locales han optado por las piscinas o alguna de las playas de agua dulce. 


Días tórridos en muchas ciudades, pero la noches también se prevé que sean sofocantes con valores entre 20 y 25 grados en amplias zonas del sur y la zona centro.


Ese ha sido el escenario, por ejemplo, también en Extremadura, donde esta noche se han registrado las diez temperaturas más altas de todo el país, con Navalvillar de Pela (Badajoz) a la cabeza por sus 33,1 grados.


Muchas son las ciudades que se preparan para vivir este domingo una noche tropical, en la que los termómetros no bajan de los 20 grados. Ese es el caso de Barcelona, donde se prevé que la mínima sea de unos 24.


Esta noches tropicales son —indica Viñas-— “una tendencia clara y creciente”, antes era un “rareza que tuviéramos estas noches cálidas fuera del verano. Ahora empieza a ser normal en otras épocas del año”.


La ola de calor se irá extendiendo por casi toda la Península, de manera que el lunes y martes continuará el ascenso de temperaturas en el norte y sureste peninsulares y en Baleares, siendo significativo en el área cantábrica y alto Ebro, señala la previsión de la Aemet.


Este episodio de calor "se mantendrá, al menos, hasta el jueves 16, sin descartar que se prolongue "algunos días más", aunque la incertidumbre “es elevada” y depende de la evolución de una dana sobre Maderia, la cual "no se puede determinar con precisión".


A partir del jueves, indican los datos de la Aemet, "es posible" que haya un descenso significativo de las temperaturas en la mitad occidental peninsular, manteniéndose los valores muy elevados en la mitad oriental.


Las altas temperaturas aumentan el riesgo de incendios que, para hoy y mañana, es alto, muy alto o extremo en la mayor parte de la Península.


Por el momento, sigue activo el incendio forestal de Pujerra (Málaga), declarado el pasado miércoles y que ha quemado unas 3.500 hectáreas. En la mañana del domingo, trabajaban en él mas de un centenar de efectivos del Infoca para intentar controlarlo.


Una ola de calor tan temprana “no es un indicador de cómo se comportará térmicamente el verano”, dice Viñas, aunque recuerda que la predicción estacional del Centro Europeo “apuntaba ya desde hace semanas que tendríamos en España y Europa un verano particularmente cálido”.


La ola de calor, que durará al menos hasta el jueves, dispara el termómetro

Te puede interesar