• Miércoles, 23 de Mayo de 2018

La Guardia Civil encuentra el hacha con la que Ana Julia Quezada dice que golpeó a Gabriel

La Guardia civil encontró el hacha con la que supuestamente Ana Julia Quezada golpeó a Gabriel Cruz antes de asfixiarle.
 

La Guardia Civil encuentra el hacha con la que Ana Julia Quezada dice que golpeó a Gabriel
Un centenar de personas gritan pidiendo justicia al paso del furgón policial que trasladaba ayer a Ana Julia Quezada | ricardo garcía (efe)
Un centenar de personas gritan pidiendo justicia al paso del furgón policial que trasladaba ayer a Ana Julia Quezada | ricardo garcía (efe)

La Guardia civil encontró el hacha con la que supuestamente Ana Julia Quezada golpeó a Gabriel Cruz antes de asfixiarle.
Así lo confirmaron fuentes de la investigación, que recalcaron que el caso del niño, desaparecido el 27 de febrero en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería) y hallado muerto el domingo, está totalmente esclarecido desde el punto de vista policial.
Al parecer, según declaró Quezada, la única detenida por la muerte del pequeño, ambos discutieron precisamente por el hacha y en el rifirafe ella le golpeó con la parte roma de este utensilio. Tras esa discusión la presunta asesina asfixió al pequeño, cuyo cadáver fue encontrado en el maletero de la detenida, cuando lo trasladaba en su coche en la localidad almeriense de Vícar.

La Guardia civil ofrece hoy una rueda de prensa en Almería para dar cuenta de todos los detalles de una investigación que culminó con el arresto de Quezada. Durante el día de ayer Ana Julia Quezada, se ratificó ante el juez en el relato de hechos que dio ante los agentes de la UCO de la Guardia Civil en la jornada del martes y reiteró a preguntas del magistrado instructor, fiscal y abogados de la defensa la versión que realizó durante la reconstrucción de los hechos que se realizó en la finca de Rodalquilar, en Níjar (Almería), donde supuestamente ocultó el cadáver del menor.

Declaración
Durante el día de ayer, Quezada ratificó “muy afectada” ante el juez Rafael Soriano el relato de los hechos que expuso el martes a la Guardia Civil, por el que reconocido que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió.
Así lo trasladó en declaraciones su abogado Esteban Hernández Thiel, quien además insistió en que su cliente está manteniendo una “actitud muy colaboradora” y que ayer en “esencia ha dicho lo mismo que ante la Guardia Civil” durante la declaración de hora y media que tuvo lugar en el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería.
El letrado sostiene que debido al secreto que pesa sobre las actuaciones no tuvo acceso al sumario y a cualquier aspecto relativo al hallazgo del hacha con el que presuntamente agredió al niño su cliente, si bien incide en que Ana Julia mantiene que la agresión se produjo durante una discusión con el pequeño.
“Por lo que intuyo, la mujer dice la verdad. No había nadie más”, añadió. Tras prestar declaración judicial, Ana Julia Quezada fue conducida en un furgón policial a la Comandancia de la Guardia Civil de Almería.
En las inmediaciones de los juzgados estaba concentrado un gran número de personas que increparon a Ana Julia Quezada e intentaron acercarse al furgón que la trasladaba, lo que tuvo que ser evitado por agentes de la Policía Nacional.

Soriano dirige la instrucción de la causa judicial iniciada tras la desaparición de Gabriel el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar. El cuerpo sin vida del niño permaneció en un pozo en la finca de Rodalquilar (Níjar, Almería) de la pareja sentimental de Quezada, el padre del menor, hasta que la mujer lo extrajo de allí este domingo y lo trasladó a Vícar (Almería), donde fue detenida.
La arrestada confesó el martes en la Comandancia de Almería que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió, tras declarar durante casi dos horas ante los agentes encargados de la investigación, a quienes también les dijo que había cometido el crimen ella sola.

Fue entonces cuando reconoció que durante una discusión con el pequeño el mismo día de su desaparición, Gabriel la agredió y ella respondió propinándole un fuerte golpe. La autopsia muestra signos de que el pequeño murió por estrangulamiento. Su explicación concreta fue que discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se terminó golpeo en la cabeza. Luego, según habría añadido, se asustó y lo asfixió hasta provocarle la muerte. Las circunstancias concretas del fallecimiento se determinarán cuando se conozca la autopsia definitiva de un caso que fue declarado secreto y en el que, en paralelo, la Guardia Civil fue recabando más pruebas. Fuentes de la investigación señalaron que Quezada, quien habría expresado “arrepentimiento” por lo sucedido, compareció esta vez ante el juez con la intención de “colaborar” y de contestar a todas las interpelaciones que se le hicieran desde las partes

A preguntas de la prensa en la tarde del martes y tras un nuevo registro en la finca de Rodalquilar, la letrada aseguró a los medios que Ana Julia había reconocido ante la Guardia Civil que actuó sola. También indicó que en la escena del crimen “hay un hacha”, sin dar más detalles sobre si fue ella la que golpeó en la cabeza al pequeño.

Sus prendas
Los agentes recuperaron el martes la ropa que llevaba el menor el día de su desaparición en unos contenedores de Retamar, una urbanización costera situada entre Hortichuelas y Puebla de Vícar, dos de los escenarios del crimen.
Hasta Almería se desplazó el coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe de la Unidad Central Operativa (UCO). Durante el día de hoy está previsto que mandos de la investigación ofrezcan más detalles sobre las actuaciones policiales.
Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse, según la hipótesis con las que se trabaja en la investigación. Por otro lado, el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano, prohibió la incineración del cadáver del menor por si fuera necesario practicarle más pruebas.