domingo 17/1/21

Las carreteras gallegas registran un 64% menos de muertes que en julio del año pasado

El número de accidentes con víctimas mortales en las carreteras gallegas descendió un 64,3% en julio respecto al mismo mes del pasado año, cuando se registraron un total de catorce víctimas por las cinco de 2017.

Lugo es la provincia gallega en la que hubo menos fallecidos | Sxenick (Efe)
Lugo es la provincia gallega en la que hubo menos fallecidos | Sxenick (Efe)

El número de accidentes con víctimas mortales en las carreteras gallegas descendió un 64,3% en julio respecto al mismo mes del pasado año, cuando se registraron un total de catorce víctimas por las cinco de 2017.
Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) publicados ayer, el número de accidentes que se saldaron con muertos en Galicia en julio fueron nueve menos que en julio de 2016.
En lo que va de año, las carreteras de Galicia se cobraron 47 vidas, un 24% menos que en 2016, cuando fallecieron 62 personas.
Por provincias, Ourense y A Coruña registraron cuatro muertes –dos cada una– y Pontevedra una en julio, mientras que en las vías lucenses no se produjo ningún fallecido por accidente.
Las colisiones y las salidas de vía fueron los siniestros que se cobraron más vidas con un total de cuatro. El otro fallecido se produjo por un vuelco de vehículo en la provincia de Ourense.
En cuanto a la distribución por edades, según los datos de la DGT. dos de los muertos tenían menos de 25, otros dos eran de edades comprendidas entre 46 y 55 años y uno entre 36 y 45. 

Motociclismo
La época del año en la que más se usan las motos es el verano, lo que provoca un aumento de accidentes sobre dos ruedas. En concreto, dos de cada diez lesiones de motoristas en accidente de tráfico tienen lugar en julio y agosto –el porcentaje más alto del año–, con incidencia especial entre ocupantes, según datos del último informe del Centro de Estudios Ponle Freno-AXA, que analizó 8.000 lesiones de motoristas (conductores y también ocupantes) en los dos últimos años.
La investigación muestra cómo en verano se da un aumento de cerca del 100% del número de erosiones y quemaduras, principalmente por la falta de protección al llevar ropas más ligeras. l

Comentarios