viernes 4/12/20

Los abogados navarros rechazan las “injerencias” en la labor de los jueces

Señalan que las críticas a cualquier resolución judicial son “perfectamente admisible y esenciales”

Manifestación feminista que tuvo lugar el viernes en Madrid en protesta por la sentencia sobre los cinco miembros de La Manada | ballesteros (efe)
Manifestación feminista que tuvo lugar el viernes en Madrid en protesta por la sentencia sobre los cinco miembros de La Manada | ballesteros (efe)

Un grupo de abogados en ejercicio en Navarra difundieron un comunicado, a título individual y ante el “silencio” del Colegio de Abogados de Pamplona y del Consejo General de la Abogacía Española, en el que rechazan las “injerencias” en la labor de jueces y magistrados tras la sentencia de La Manada.
Estos abogados animaron a sus compañeros del resto de España a firmar un comunicado rubricado por el exdecano del Colegio de Abogados de Pamplona y exvicepresidente del Consejo General de la Abogacía Española, Ángel Ruiz de Erenchun. En el comunicado, este grupo de abogados muestra su “más absoluto rechazo” a las “injerencias” producidas en los últimos días frente a la “ardua y compleja” labor que realizan los magistrados y jueces, tanto por “diversos partidos políticos como por parte de algunos medios de comunicación y de algunas asociaciones”.
Recordaron que aunque produzca “tristeza recordarlo”, en el Estado de derecho el artículo 117 de la Constitución proclama que “los jueces y magistrados están sometidos únicamente al imperio de la ley”. Destacaron, además, que el artículo 24 de la Constitución establece como derecho fundamental el de la “presunción de inocencia, esto es, que todo ciudadano es inocente hasta que es probada su culpabilidad”.
Estos abogados señalaron que las críticas a cualquier resolución judicial son “perfectamente admisible y esenciales” tanto para el “derecho a la información de los ciudadanos como manifestación del derecho fundamental a la libertad de expresión”.
Precisaron que “lo que resulta inadmisible y es un ataque directo a la independencia” del poder judicial es solicitar la inhabilitación de unos magistrados que hicieron “la labor que tienen constitucionalmente encomendada o sugerir la existencia de un inexistente ‘problema singular’ de uno de los magistrados”.
Indicaron que la “discrepancia” con una resolución “se articula mediante los recursos previstos en la legislación y no tratando de expulsar a los jueces de la carrera judicial”. Por último, sin entrar a valorar el contenido de la sentencia, desean mostrar su “apoyo” a los magistrados encargados de enjuiciar el procedimiento, tanto en primera instancia como en instancias superiores, “cualquiera que sea el resultado de su labor”.
Durante los últimos días, La indignación continuó latente en las calles españolas una semana después de la sentencia contra La Manada, como lo demostraron las protestas que tuvieron lugar el viernes en diversas ciudades españolas, entre ellas Madrid, donde miles de personas se unieron para expresar su repulsa por la decisión del tribunal.
La protesta se escuchó también en las calles de Galicia o Cantabria, donde se reivindicó una sociedad libre de machismo y se denunció la complicidad social con las agresiones a las mujeres, en distintos ámbitos sociales y profesionales, también en los de la música y el cine. 
“Yo sí te creo”, “No es un caso aislado, se llama patriarcado”, “Vergüenza”, “No tenemos miedo”, “No es casualidad que uno de ellos sea militar” y “Justicia de mierda, se la está juzgando a ella”, fueron algunos de los mensajes escritos en pancartas en las concentraciones de diversas ciudades.

Comentarios