De Puerta Real a La Terraza en “solo” noventa minutos, pero en 1922

El destino del último tramo de a línea, en la actualidad, delante de La Terraza | quintana

El malestar vecinal por el supuesto deterioro de la movilidad en el área metropolitana coincide con el centenario del primer desplazamiento en tranvía entre A Coruña y Sada, pues el próximo 31 de diciembre se cumplirá un siglo de la apertura del último tramo de la línea, desde Puerta Real hasta La Terraza. El primero, hasta el núcleo cullerdense de Fonteculler, se había inaugurado solo seis meses antes, el 15 de junio de 1922, y el segundo, el día 16 de julio, Festividad de la Virgen del Carmen, hasta la parroquia oleirense de San Pedro de Nós.


En este sentido, de Nochevieja será acontecimiento social del año en la comarca que, arrastrada por el entusiasmo de la ciudad, se unió a unas celebraciones que, según las crónicas del momento, se alargaron hasta 1923. No en vano, las reivindicaciones se habían sucedido durante más de un decenio, y los festejos, que empezaron con San Silvestre, acabaron después de San Manuel. Eran los “Felices Años Veinte”.


Con la apertura de este tramo, los minutos entre la capital coruñesa y el municipio sadense se reducían a “solo” 90. Toda una marca para la movilidad metropolitana que los vecinos abrazaron con música y vino, a la espera de continuar hacia Betanzos. Una solicitud que nunca se atendió a pesar de las incontables solicitudes cursadas desde A Coruña.


Visionario

El XIX se había cerrado con novedades en materia de transporte, pues en 1899, el ingeniero coruñés Joaquín Gisbert sorprendió con su propuesta de implantar un tranvía eléctrico que no circulase únicamente por las calles de la ciudad, sino que continuase hasta O Burgo y, solo cuatros después, en 1903 diversas voces exigen la construcción casi inmediata de un servicio de Sada y Betanzos.


Sin embargo, no será hasta 1915 cuando se cuente con un planteamiento definitivo, diseñado por Luciano Jordi. Un proyecto que se autorizará en 1919, con Pedro Barrié de la Maza en la presidencia de la Compañía de Tranvías de La Coruña. Los trámites y las obras se prolongaron hasta 1922.


La apertura completa hasta La Terraza implicó, por el elevado nivel de actividad de los vehículos, la construcción de unas segundas cocheras en O Carballo.


“Siboney”

Los célebres “Siboney”, dotados de un sistema de alimentación más moderno para incrementar la potencia, se estrenarían en 1928.


La denominación responde a la publicidad que lucían los vehículos de la línea en ambos laterales, que los hizo aún más populares aunque por entonces ya había llegado la competencia que les cambiaría el rumbo y acabaría haciendo desaparecer el tranvía del mapa de la comarca: el autobús, que empezó a circular entte la ciudad y su área en 1925.

Aquel tranvía siguen, casi cien años después, en la memoria de quienes los vieron todavía en servicio hasta años 50 y 60.

De Puerta Real a La Terraza en “solo” noventa minutos, pero en 1922

Te puede interesar