lunes 26/10/20

Rusia anuncia que también sufrió ataques cibernéticos por su vacuna contra el Covid

El tratamiento pasivo que se está desarrollando en Berlín busca minimizar los síntomas
Un científico ruso trabaja en la producción de la vacuna | aec
Un científico ruso trabaja en la producción de la vacuna | aec

Piratas informáticos atacaron hace unos meses los ordenadores de los desarrolladores de la primera vacuna rusa, denominada Sputnik V, dijo ayer el director del Centro de Investigación Gamaleya, Alexandr Ginzburg. 

“Hubo ataques informáticos. No soy un especialista en tecnologías de la información y no puedo decir si estaban relacionados con la vacuna o no (...), pero hubo intentos de entrar en los ordenadores de nuestros desarrolladores”, dijo Ginzburg en un entrevista al canal de televisión Rossía-1. 

Explicó que los ataques tuvieron lugar hace unos meses, cuando la vacuna estaba siendo desarrollada. 

Las afirmaciones de Ginzburg tienen lugar dos meses después de que el Reino Unido, Estados Unidos y Canadá alertaran de acciones de piratas informáticos vinculadas presuntamente a agencias de inteligencia rusas contra científicos que trabajan en otra vacuna. 

En la fase III
Rusia registró la Sputnik V el 11 de agosto pasado y, desde principios de mes, la vacuna se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos, la última antes de una eventual aprobación. 

Además, prevé registrar el próximo 15 de octubre su segunda vacuna, que está siendo desarrollada por el Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología Véktor. 

Esta vacuna se encuentra en la fase II de los ensayos clínicos, que finalizarán entre los próximos días 28 y 30, indicó ayer la jefa sanitaria de Rusia, Anna Popova, en el mismo canal de televisión y aseguró que las pruebas fueron “muy exitosas”. 

El director general de Véktor, Rinat Maksiutov, explicó por su parte que los voluntarios desarrollaron anticuerpos dos semanas después de la primera administración del fármaco. 

El centro de investigación espera que solo hará falta un recordatorio de la vacuna una vez cada tres años, señaló.  Según Maksiutov, los científicos de Véktor planean fabricar además dos variantes de su vacuna. 

Seis plataformas
“Hemos desarrollado vacunas para la prevención de el Covid-19 sobre la base de seis plataformas tecnológicas independientes. Hemos elegido dos de las opciones más prometedoras”, detalló. 

Mientras, en Rusia siguen aumentando los casos de coronavirus. En las últimas veinticuatro horas se registraron 7.523 nuevos contagios, el dato más alto desde el pasado 22 de junio. 

El total de casos de el Covid-19 asciende ya a 1.143.571 en el país. 

Moscú, donde a partir del lunes los mayores de 65 deberían permanecer de nuevo en casa y los empleados retomar otra vez el teletrabajo en la medida de lo posible para frenar el incremento de contagios, registró en la última jornada 1.792 nuevos casos, la cifra más alta desde el 8 de junio. 

Por otra parte,  la vacuna pasiva contra el SARS-CoV-2 que se está desarrollando en Berlín no será el remedio universal para controlar la pandemia, pero sí tiene el fin claro de minimizar síntomas en personas contagiadas y contribuir, además, a explicar la existencia de cuadros clínicos tan diversos para un mismo virus. 

Se trata de administrar anticuerpos terminados cuya capacidad de neutralizar el virus ya fue probada, explica Harald Pruss, líder del grupo de investigación del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE) y médico jefe de la Clínica de Neurología con Neurología Experimental del hospital berlinés de la Charité. 

Es la gran diferencia respecto a la vacuna activa, en la que el propio organismo crea anticuerpos, un proceso más largo, pero que ofrece una protección permanente. 

La vacuna que están desarrollando investigadores de la Charité y el DZNE a partir de anticuerpos de personas que han superado el coronavirus, fue probada con éxito en hámsters -que contraen el Covid-19 de manera similar a las personas-, y el resultado fue una neutralización del virus, de manera que los animales no enfermaron. 

La esperanza ahora es que funcione igual en personas, pero “dado que el efecto probablemente solo sea de corta duración, de unas semanas, este procedimiento naturalmente no es el idóneo para controlar la pandemia a nivel global”, señala. 

Así, esta vacuna puede ser “interesante sobre todo para aquellos pacientes que acaban de enfermar o incluso únicamente están en contacto” con un positivo.

Comentarios