sábado 28/11/20

El líder de U2 pide a la UE que anime a viajar a España y a comer sus productos

Bono, el líder de la mítica banda irlandesa U2, reclamó ayer ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y otros líderes europeos una campaña de la UE a favor de España.

 El cantante irlandés Bono, vocalista del grupo U2, pronuncia un discurso durante el Congreso del Partido Popular Europeo
El cantante irlandés Bono, vocalista del grupo U2, pronuncia un discurso durante el Congreso del Partido Popular Europeo

Bono, el líder de la mítica banda irlandesa U2, reclamó ayer ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y otros líderes europeos una campaña de la UE a favor de España. En la reunión que celebraban los conservadores europeos en Dublín, el congreso del Partido Popular Europeo (PPE), Bono citó a Rajoy, quien, recordó, ha pedido “reformas para crear liquidez en España” a sus socios, al “grupo que debe ayudarse entre sí”.
El artista opinó que la respuesta de la “familia europea” a la petición del dirigente español debe ser “el lanzamiento de una campaña paneuropea que anime a ir de vacaciones a España, a comprar productos españoles, a escuchar música española”.
“Quién sabe –dijo–, que nos pidan a U2 que hagamos un disco de flamenco”.
Por otro lado, el líder del cuarteto dublinés destacó que, independientemente de sus posiciones políticas, la Unión Europea ha mantenido en sus presupuestos de los últimos años los niveles de ayuda al Tercer Mundo, a pesar de la grave crisis económica. Por eso calificó de “héroes” a algunos de los presentes, como la canciller alemana, Angela Merkel, o el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, al tiempo que pidió “permiso” para extender el mismo adjetivo a sus rivales políticos, entre los que citó al líder francés François Hollande.

bestia domada
Tras el elogio, llegó el reproche, y Bono habló del sistema capitalista, al que comparó con una “bestia” que debe ser domada, “un poco como Europa, que todavía está tomando forma”.
“Amo Europa, tanto por sus logros como por sus fracasos”, sostuvo el artista, que agradeció a sus políticos los esfuerzos realizados para “mantener vivo el sueño europeo, por eso estáis aquí, para tratar de hacer realidad las posibilidades europeas”.
En su opinión, la UE es todavía fundamentalmente “económica” y debe, en consecuencia, avanzar para convertirse en una “unión y entidad social”.
Ahí es cuando, anunció, entran en juego “los sentimientos”, que, a diferencia de “todos esos tratados”, son junto a la “relaciones personales, la vecindad, los que nos definen” como proyecto europeo.
Por su parte, Mariano Rajoy llamó a los líderes de las organizaciones que integran el Partido Popular Europeo a defender “los principios de paz, convivencia, libertad, derechos humanos e integridad de los estados nacionales”. En su intervención en el congreso del PPE en Dublín, Rajoy también subrayó que la UE está superando su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial gracias al esfuerzo colectivo de todos, que ya empieza a dar frutos.
El jefe del Ejecutivo español insistió en que los principios de la paz, la convivencia o la integridad de los estados son los que quiere Europa para sí misma y para el resto del mundo.
Rajoy hizo esta reflexión un día después de conocerse que el manifiesto electoral del PPE incluye la idea de que “la unidad dentro de los estados es esencial en la UE”, una referencia que han defendido incluir en el texto los populares españoles.
Rajoy dedicó buena parte de su discurso a destacar los esfuerzos de todos los países de la UE para superar la crisis, y señaló que por esa razón todos deben sentirse todos “orgullosos” de su tarea.
Admitió no obstante que queda mucho por hacer, porque se mantienen problemas como el del desempleo, especialmente elevado en España.
Por otro lado, el Partido Popular Europeo eligió ayer al exprimer ministro de Luxemburgo Jean-Claude Juncker como candidato de la familia política conservadora para presidir la futura Comisión Europea (CE).
Juncker se impuso contra el otro único rival en estas primarias del PPE para el puesto, el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, a quien sacó más de un centenar de votos de diferencia (382 para el luxemburgués y 245 para el francés).
El veterano político conservador, de 59 años, contó con el apoyo tanto del PP español como de la CDU alemana de Angela Merkel, dos de las delegaciones más numerosas dentro del Partido Popular Europeo.

Comentarios