La Alcaldía de Mariúpol denuncia las prácticas en los "centros de filtración" rusos

Un hombre recibe a su mujer y a su hijo, evacuados desde Mariúpol/EFE/EPA/ROMAN PILIPEY

La Alcaldía de la ciudad ucraniana de Mariúpol denunció este jueves las prácticas en los conocidos como "centros de filtración", donde según afirma, el ejército ruso detiene a civiles ucranianos.


El asesor del alcalde de Mariúpol Petro Andriuschenko difundió un vídeo en su cuenta de Telegram en el que, según él, puede verse el interior de uno de estos centros, situado en la localidad de Bezimenne, a una treintena de kilómetros de la ciudad portuaria.


Afirmó que la localidad se había transformado en un verdadero "gueto" y que en ella había encerrados civiles varones de varios distritos de Mariúpol que ya llevan más cuatro semanas en estos centros.


En Bezimenne se encuentran unas 2.000 personas en total, aseguró, cuyos pasaportes fueron confiscados a su llegada y a las que no se les permite conservar efectos personales.


Andriuschenko declaró que los detenidos se ven obligados a dormir en el suelo del centro, instalado en una escuela, y que ya se ha registrado un caso de tuberculosis debido a las condiciones insalubres y la falta de atención médica.


Sólo hay un lavabo y un váter para todas las personas del centro, que reciben como único alimento una sopa poco espesa tres veces al día, según el narrador del vídeo difundido por el asesor.


Varios presos intentaron fugarse de las instalaciones y alcanzar alguna de las operaciones de evacuación, pero han sido capturados y golpeados, explicó.


El asesor de la Alcaldía de Mariúpol agregó que todos los detenidos, incluso los enfermos y discapacitados, se ven obligados a realizar labores de jardinería en Bezimenne, bajo vigilancia de soldados rusos.


"Los ocupadores afirman que todavía no han decidido si usar a los prisioneros como trabajadores forzosos para limpiar escombros en Mariúpol o si les harán unirse al ejército de ocupación," denunció.


Recordó además que los detenidos participarán en el desfile en Mariúpol con motivo del Día de la Victoria rusa contra la Alemania nazi, el próximo 9 de mayo, vestidos con uniformes ucrnanianos y exhibidos como prisioneros de guerra.


La ciudad portuaria, en el sur de Ucrania, está ya casi íntegramente bajo control ruso, aunque aún resisten algunos soldados del Regimiento Azov en las instalaciones de la acería de Azovstal, en cuyas inmediaciones se registran combates. 

La Alcaldía de Mariúpol denuncia las prácticas en los "centros de filtración" rusos

Te puede interesar