miércoles 16.10.2019

Reconstruyen el aspecto de los denisovanos con un meñique

Los homínidos de Denisova se parecen a los neandertales pero tienen rasgos únicos, como el gran arco dental y un cráneo muy ancho
Ilustración que muestra cómo sería un homínido de Denisova | efe
Ilustración que muestra cómo sería un homínido de Denisova | efe

l ADN de un dedo meñique ha permitido reconstruir el aspecto físico que tenían los homínidos de Denisova, según un estudio que publicó ayer la revista “Cell”, que publica en su portada la reconstrucción de la cara que tendría una niña. El estudio, que parte de los datos moleculares del ADN extraído de la punta de un hueso meñique, proporciona, por primera vez, con un novedoso método de análisis genómico, una reconstrucción de hasta 56 rasgos físicos de esta población humana aún muy desconocida.

El trabajo ha abierto una ventana para comprender cómo estos homínidos se adaptaron a su entorno y arroja luz sobre los rasgos de esta población que se extinguió hace menos de 50.000 años. El descubrimiento científico ha sido liderado por la Hebrew University of Jerusalem (HUJI), con la participación del grupo de investigación de Tomás Marqués-Bonet en el Instituto de Biología Evolutiva (IBE-UPF-CISC).

Los denisovanos “se parecen a los neandertales, por ejemplo, en su frente inclinada, cara alargada y pelvis grande”, según los investigadores. “Sin embargo, otros rasgos resultan particularmente fascinantes, como su gran arco dental y su cráneo muy ancho, únicos entre los homínidos”. Masqués-Bonet, coautor del trabajo, explicó que hace 50.000 años, el humano moderno convivía con otras poblaciones de homínidos, como los neandertales, de los que se conocen bastantes cosas gracias a sus numerosos restos fósiles encontrados en Europa y Asia.

Sin embargo, el homínido de Denisova, descubierto hace apenas una década, es más misterioso. Se sabe que vivió en Siberia y Asia Oriental y que se extinguió hace menos de 50.000 años. Mientras que las demás poblaciones humanas han sido identificadas a través de los restos fósiles, los denisovanos se han descubierto con el análisis genético del ADN. “El motivo principal es que los restos fósiles de los denisovanos encontrados son demasiado escasos como para proporcionar información sobre su apariencia (comprenden solo una falange de dedo meñique, tres dientes y una mandíbula inferior), de ahí que sean un misterio”, detalla.

Comentarios