martes 27/10/20

El PSOE dice que no se trata de ganar la Presidencia, sino de cumplir su obligación

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, aceptó ayer que la falta de apoyos puede llevar a Pedro Sánchez a perder la moción de censura

Pedro Sánchez preside el comité federal del PSOE | chema moya (efe)
Pedro Sánchez preside el comité federal del PSOE | chema moya (efe)

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, aceptó ayer que la falta de apoyos puede llevar a Pedro Sánchez a perder la moción de censura, pero sostuvo que para los socialistas “no se trata de ganar o no ganar” la moción, sino de “cumplir son su obligación ética y democrática”.
“El PSOE puede sentirse muy orgulloso de haber cumplido con esa obligación ética y democrática”, destacó Robles, que insistió en que “todo lo demás es accesorio y secundario” y subrayó que “cuando la corrupción se ha extendido por todo el sistema es necesario tomar decisiones políticas con independencia del resultado final”.
Por eso, Sánchez acudirá a la moción de censura contra Mariano Rajoy “con el programa del PSOE”, lo que incluye “todas las leyes de contenido social vetadas” en los últimos dos años por el PP y Cs, y con el “estandarte” del marco constitucional, anunció Robles.

Un planteamiento serio
La portavoz socialista, que se felicitó de que el debate de la moción se haya fijado “a la mayor brevedad posible” –el jueves y viernes de esta semana–, incidió en que Sánchez hará un planteamiento “serio”, “riguroso” y de defensa de la Constitución y la regeneración democrática.
En rueda de prensa en el Congreso, Robles confirmó que los socialistas mantendrán “contactos”, en los días que quedan hasta el debate, con el resto de grupos parlamentarios, en cumplimiento de la cortesía parlamentaria, pero no para negociar apoyos.
“Nos pondremos, por supuesto, en contacto dejando a todos claro que el programa con el que nos vamos a presentar es el proyecto socialista”, subrayó.
La exmagistrada del Tribunal Supremo incidió también en la “gravedad” de la sentencia del caso “Gurtel” y en que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “contribuyó a proteger la caja B y la corrupción” del PP y defendió que a Pedro Sánchez “no se le puede echar en cara el apego al poder”, puesto que dimitió como secretario general y como diputado en 2016.

Comité federal
Por su parte, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, tendió la mano a todos los partidos que consideren “inaceptable” que Mariano Rajoy siga al frente del Gobierno para “construir un gran acuerdo nacional de regeneración” y abrir una “nueva etapa” con una “hoja de ruta clara: censura, estabilidad y elecciones”.
En su discurso ante el comité federal del PSOE, Sánchez volvió a apelar a los 350 diputados del Congreso –”ni un más ni uno menos”, dijo– para que “sepan que lo que está en juego es la confianza de la ciudadanía en la política”.
Sánchez recordó que la “nueva etapa” que propone abrir con su moción de censura a Rajoy tiene una “hoja de ruta clara: censura, estabilidad y elecciones, para que los españoles decidan”.
“La pregunta que se tienen que hacer los 350 diputados es muy sencilla y simple y es, si después de la sentencia de la trama ‘Gurtel’, Mariano Rajoy puede seguir siendo presidente del Gobierno, sí o no”, planteó.
Ante los 260 miembros del Comité que acudieron a la reunión de ayer (el 81% de los que forman este órgano), el secretario general defendió la moción “constructiva, para formar un gobierno del PSOE que garantizará el orden constitucional” que planteará este jueves en el Congreso.
Recordó además que la sentencia del caso “Gurtel” “es la primera de otras muchas que van a venir a lo largo de semanas y meses”, ya que la Audiencia Nacional tiene aún que “investigar, juzgar y sentenciar otras siete piezas” vinculadas a ese caso: los papeles de Bárcenas, la caja B del PP y la visita del Papa a la Comunidad Valenciana, enumeró.

A esos sumó los casos “Púnica, Lezo, Brugal, discos duros de Bárcenas, etc, etc, etc” y hizo hincapié en que, ante esa “cascada de sentencias” que se avecina, los socialistas tienen que poner “punto y final”.
Para Sánchez, la democracia española “no se puede ver encadenada a la corrupción de un gobierno bunkerizado que se niega a reconocer la verdad, que su tiempo político acabó y que la legislatura ya nació herida, porque el gobierno ya estaba herido por la corrupción”.
“A Rajoy no le gusta hacer nada, pero tras esta sentencia el no hacer nada se acabó”, proclamó, al tiempo que llamó a los suyos a “no entrar en las descalificaciones” del PP –”aunque nos duelan”– “ni contribuir a la crispación en la que pretende situar el PP la política española”.

Comentarios