viernes 20.09.2019

Las elecciones eclipsan el día para pedir mejoras en seguridad laboral

Los accidentes mortales se encuentran en máximos, con más de 652 trabajadores fallecidos en 2018.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez | Luca Piergiovanni (efe)
Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez | Luca Piergiovanni (efe)

Las elecciones generales han eclipsado el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se celebró también ayer, en un momento en el que los accidentes laborales mortales están en máximos de los últimos 7 años, con más de 652 trabajadores fallecidos en 2018.


Los sindicatos han criticado la elección del día 28 de abril para celebrar los comicios y que, además, ningún partido político haya mencionado durante su campaña la necesidad de atajar esta lacra, por lo que han pedido al nuevo gobierno que actúe contra la precariedad y el deterioro de las condiciones de trabajo, derogando las reformas laborales. Según los datos que proporciona el Ministerio de Trabajo, el número de trabajadores fallecidos en accidente laboral se redujo durante la crisis económica, un comportamiento que tiene su origen en la reducción del número de ocupados.


De este modo, tras alcanzar los 716 fallecidos en 2011, se redujo hasta los 458 en 2013, año en el que la siniestralidad laboral comenzó de nuevo una senda ascendente que tuvo un pequeño retroceso en 2017, cuando murieron 618 personas.

“Ínfimos salarios”
UGT y CCOO alertaron sobre los riesgos de la inseguridad laboral asociada a los empleos temporales y jornadas parciales no deseadas, así como los “ínfimos salarios” que obligan a los trabajadores a elegir entre sueldo y salud, entre derechos y empleo.


Ambos piden la derogación de las reformas laborales, una prevención real en las empresas y el refuerzo de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.
Junto con la inseguridad laboral, CCOO y UGT han puesto de manifiesto la existencia de un subregistro de las enfermedades de origen laboral, porque “lo que no se registra, no se previene, y lo que no se previene, termina dañando la salud de los trabajadores”. Asimismo, revelan la exposición continuada a “sustancias peligrosas o a cargas de trabajo físicas o mentales excesivas” que provocan enfermedades invalidantes e incluso la muerte, así como la existencia del cáncer de origen laboral, lo que consideran “una asignatura pendiente” de las políticas de salud laboral.

Según los datos oficiales, del total de fallecidos el año pasado, 506 personas murieron durante su jornada laboral, (22 más que en 2017) y 146 in itinere, en el desplazamiento hacia o desde el trabajo (12 más que el año anterior). 
La gran mayoría de los fallecimientos en la jornada de trabajo se produjo en el sector servicios, con un total de 259 (12 más); seguido de la industria, con 90 (4 menos); la construcción, con 85 (6 más); y el sector agrario, con 72 fallecidos (8 más).  Por sexo, murieron 602 varones (40 más), en tanto que perdieron la vida 50 mujeres (6 menos).

Principales causas
Pero, ¿cuáles son las causas de los accidentes laborales? En el caso de los siniestros en la jornada de trabajo, las principales son el sobreesfuerzo físico o sobre el sistema músculo esquelético o los golpes, en tanto que en el caso de los in itinere, el principal motivo son los de tráfico.


Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los cambios en las prácticas de trabajo, los cambios demográficos, tecnológicos y en el medio ambiente están generando nuevas preocupaciones sobre seguridad y salud en el trabajo.

En concreto, señala un aumento de los riesgos psicosociales, como el estrés relacionado con el trabajo, los problemas músculo esqueléticos y las enfermedades no transmisibles, en particular enfermedades circulatorias y respiratorias, así como el cáncer.

Comentarios