El Leyma Coruña, desaparecido en combate

Atoumane Diagne estuvo a tono con la mala tarde de la ‘marea naranja’: hizo un muy buen primer cuarto, en el que que firmó dos mates tremendos, y después se diluyó | gbc

Gipuzkoa Basket 62-49 Leyma Coruña


Ni las bajas de Nick Ward, Ashley Hamilton y Chris Ndow justifican el esperpento ofrecido por el Leyma Basquet Coruña en San Sebastián, donde desapareció en combate después de un muy buen primer cuarto, en un partido digno de devolverle a los espectadores el importa de la entrada.


Comienzo relajado, con ritmo pausado, mucho control, Javi Vega posteando a Simons y el GBC sin acercarse a los dominios de Diagne, que pronto tomó el testigo del madrileño, con dos mates seguidos (7-12). Abierto el melón interior, Vega decidió echarse unos pasos atrás y probar fortuna desde el arco. Dos triples suyos y un mate a la contra de Soluade pusieron la renta al borde de los dos dígitos (13-22), poco antes de que Pecius volviera a pisar el rectángulo 53 semanas después de su grave lesión.


Al base lituano le cupo el honor de dar al Leyma la que sería su máxima ventaja (15-26), tras taponar un triple de Proleta y finalizar con una bandeja al contraataque. Una gran noticia. Que precedió a una malísima: esa canasta fue la única en juego de la ‘marea naranja’ en un segundo acto de pesadísima digestión.


Fueron 10 minutos de tiros cercanos errados –sobre todo por el Leyma–, balones perdidos, ataques sin ideas... Además, los de Sergio García no sacaron provecho de que el GBC entró en bonus en solamente tres minutos y medio. Dos libres que transformó Alex Hernández, ya dentro del último minuto, fueron el magro botín. Y dos de Monaghan, previos al bonus, fueron los otros dos puntos que anotaron los visitantes en este cuarto. Aun así, el BC llegó al descanso por delante (28-30). Y es que su rival tampoco es que hiciera las delicias de su afición.


La vida sigue igual

El parón no aclaró las ideas del Leyma, que arrancó como el segundo periodo. Anotó Löfberg, pero las cuatro siguientes posesiones acabaron con balón perdido. Y sin hacer nada del otro mundo, el Gipuzkoa se vio siete arriba (39-32).


Monaghan, con más ganas que acierto –el resto tampoco colaboró– trató de insuflar oxígeno a un zombie sobre el parquet. Un triple suyo y una asistencia que culminó Löfberg redujeron a la mitad la hasta entonces ventaja más amplia de los locales (44-34). Diagne tuvo en su mano dejarla en una canasta, pero sus pies dieron un pasó de más cuando se disponía a machacar.


Con 46-39 arrancó el capítulo final. Y con un parcial de 5-0, tras la canasta inicial de Diagne, que devolvió al marcador los dos dígitos de margen. Un parcial de 0-6 a continuación reanimó al Leyma, pero desaprovechó dos oportunidades de seguir recortando. Y ya no volvió a anotar.





Un triple lejano de Ander Martínez puso el primer clavo en el ataúd; el segundo también llegó desde el arco, obra de Simons, y el tercero surgió desde el medio del campo, de Oroz, sobre la bocina de posesión. Un triple afortunado que a la postre fue lo mejor de un encuentro infumable.

El Leyma Coruña, desaparecido en combate

Te puede interesar