miércoles 2/12/20

La cara y la cruz de una temporada ilusionante

El equipo de Natxo ha ofrecido buenas sensaciones, aunque ha sembrado alguna duda en el cierre de año  | aec
El equipo de Natxo ha ofrecido buenas sensaciones, aunque ha sembrado alguna duda en el cierre de año | aec

Los cuatro primeros meses de la temporada 2018-19 invitan a los deportivistas al optimismo. Sin embargo, no todo ha sido positivo en un conjunto que, pese a mostrarse como una roca en Riazor, baja muchos enteros cuando juega a domicilio o en el que futbolistas como Didier Moreno o Krohn-Dehli no han dado el rendimiento esperado. 

Un portero que transmite seguridad
Uno de los puntos fuertes del conjunto coruñés es la portería. Tras un curso 2017-18 en el que pasaron cinco guardametas por el arco de Riazor sin que ninguno ofreciera garantías, Dani Giménez ha devuelto la tranquilidad a la hinchada blanquiazul. El vigués, que ha jugado todos los minutos en la presente Liga, ya ha dado varios puntos a los suyos con numerosas acciones de mérito. Además, su buen manejo de pies encaja como un guante con la filosofía de Natxo.

El eje de la zaga, de Primera División
Domingos Duarte y Pablo Marí se han convertido en dos de los pilares del proyecto blanquiazul. Ambos se entienden a la perfección, ofrecen seguridad en defensa, tienen calidad para sacar el balón jugado desde atrás y son fundamentales en ataque en las acciones de estrategia. Cuatro goles ha marcado ya el portugués y dos el valenciano.

La dupla ofensiva  mete miedo
Quique González y Carlos Fernández forman una de las parejas más letales de Segunda División. El delantero vallisoletano es el máximo artillero del equipo con diez goles, mientras que el sevillano ha marcado siete tantos. Entre ambos llevan casi la mitad de los tantos que ha logrado el equipo (35).

Riazor, prohibido    para los adversarios
Con 23 puntos en nueve partidos en su casa, el Deportivo es el segundo mejor local del campeonato, solo superado por el Málaga (24). Además, el cuadro coruñés es uno de los cinco que aún no conocen la derrota esta temporada en su feudo, junto al Osasuna, el Albacete, el Sporting y Las Palmas. El estadio herculino se ha convertido en la principal arma del equipo de Natxo González.

Cartabia, frenado     por las lesiones
El argentino es uno de los jugadores más desequilibrantes de la categoría, pero las lesiones le han impedido gozar de continuidad en las primeras diecinueve jornadas. Pese a todo, Fede Cartabia es el máximo asistente del equipo con cuatro pases de gol en los 342 minutos que ha disputado. Si los problemas físicos le respetan, debería ser uno de los líderes del Deportivo en la segunda vuelta del campeonato.

Krohn-Dehli y Moreno, lejos de su nivel
Se esperaba mucho del danés y del colombiano. Sin embargo, ninguno de los dos ha rendido a su nivel. Además, ha habido momentos en los que Krohn-Dehli se ha comportado más como un juvenil, que como un jugador de su experiencia, como en las dos tarjetas rojas que vio. Didier Moreno, por su parte, solo ha jugado seis partidos como titular y el club podría buscarle una salida en el mercado de invierno.

Dubarbier, el único sin debutar en la Liga 
El argentino es el gran lunar de Carmelo del Pozo. Sebastián Dubarbier es el único jugador de campo que todavía no se ha estrenado en el campeonato liguero. De hecho, el Depor podría buscarle un nuevo destino en enero.

Preocupante bajón    de Vicente Gómez 
El canario llegó para convertirse en el ‘motor’ de la máquina deportivista y, desde el principio, demostró que tenía calidad para dirigir al equipo. Pero su rendimiento ha bajado mucho en las últimas semanas.

Otro equipo cuando juega a domicilio 
Mientras que en Riazor el equipo ha demostrado una fiabilidad máxima, la imagen del equipo lejos de su estadio está a años luz. De hecho, los blanquiazules tan solo han sido capaces de ganar dos de los diez encuentros que han disputado como visitantes. Por el contrario, han empatado seis y han perdido otros dos.

Comentarios