Borja Jiménez: “No supimos gestionar la negatividad por perder tres partidos seguidos”

El entrenador blanquiazul, durante la charla con los redactores de dxt campeón | Quintana

En la previa del partido con el DUX Internacional, Borja Jiménez denunció que observaba cierto pesimismo en el entorno blanquiazul por la mala racha de resultados que protagonizó el equipo entre principios de febrero y mediados de marzo que ha alejado al Depor del ascenso directo casi de manera definitiva.


¿El 3-0 contra el DUX cura todos los males y ese pesimismo del que te quejabas?

Volvernos a febrero estando a finales de abril no tiene sentido. Si nos dan los tres puntos de Bilbao, llevaremos nueve de nueve. De los últimos cinco partidos, cuatro victorias, con el del Celta, que estaba encarrilado a ser victoria… El equipo está, en cuanto a puntuación, en línea ascendente. Para mí, el del pasado domingo fue uno de nuestros mejores partidos. Quien viera al DUX pensaría que es un mal equipo, pero no lo es, hicimos muchas cosas para que estuviera mal, así que estoy contento. La faena fue que no pudimos restar puntos con el Racing de Santander, que lo está haciendo perfecto, y más en esta segunda vuelta. Nuestro objetivo sigue siendo arañar puntos semana a semana, pero si no pierden nunca, es complicado.


En la rueda de prensa posterior al duelo con los madrileños subrayaste que se recuperó la esencia desde noviembre. ¿Por qué se perdió?

Me refería a esa fase inicial del año, hicimos 13 semanas sin perder. No creo que se hayan dejado de hacer las cosas, hubo circunstancias durante el año que nos han llevado a tomar una u otra decisión, se nos han juntado casos de Covid que nos llevaron a cambiar jugadores, circunstancias durante la semana que como entrenador tienes que ir gestionando y perdimos un poco lo que era la esencia.


Y esa sensación de que erais un bloque invulnerable.

Éramos un equipo que no habíamos perdido casi nada durante todo el año y no asimilamos bien las tres derrotas... el nivel de exigencia del club es ganar siempre, ya no es solo ganar, en esta categoría se interpreta que hay que ganar y hacerlo muy bien o por encima del rival. Y cuando no ganamos dos partidos seguidos, que fueron tres, perdimos en Irún, Logroñés, que fuimos muy superiores al rival, se nos juntó con el del Racing y eso le generó dudas al equipo, que no había perdido tres partidos en veintitantas jornadas y los perdió. Para mí es normal que cuando lleguen las derrotas la gente pierda confianza, lo veo parte del juego.


¿Tienes la sensación de que el Deportivo es un club donde se sobredimensiona todo lo que sucede a su alrededor?

Sí, porque está muy por encima de la categoría en la que está. Tiene sus cosas buenas y malas, pero son variantes que conocíamos cuando se inició el año y parte de la historia del club que el nivel de exigencia sea tan grande, que solo nos valga ganar cada semana, todo eso es normal, pero en ese proceso en el que no lo hicimos nos costó el perder algo que a lo mejor entendíamos todos que ya teníamos. Quizá para mí ese haya sido el principal problema.


Ver que el Racing lo gana todo nos ha liberado para hacer un partido como el del DUX


Pasar de luchar por el ascenso directo a tener que hacerlo ahora por disputar un playoff supone un gran cambio que afecta a la plantilla. ¿Cómo les motivas ahora?

He intentado frenar siempre la euforia, porque ya llevo varios años en la categoría y sé que esto es muy cambiante. Lo que nos ha pasado a nosotros por desgracia hace años le pasó al Marbella, yo fui campeón con el Cartagena la última jornada, antes del Covid, entonces esto hasta el último momento da muchas vueltas. Quizá no hemos gestionado bien ese momento… Es que claro, íbamos primeros y todo parecía que estaba mal y seguíamos yendo primeros, y ‘no, es que nos están recortando puntos’ pero seguíamos primeros. Y eso creo que no lo supimos gestionar nosotros ni nuestro entorno, esa negatividad que se generó entorno al equipo cuando perdió tres partidos. Creo que eso es lo que más daño nos ha hecho, cuando ahora lo das por perdido porque al Racing le queda hacer seis puntos de 15, es muy difícil, sobre todo porque no les ves perder nunca. Ganar y ganar en el 90’, da igual donde vayan porque están en ese momento en el que lo ganan todo y creo que eso nos ha liberado y nos ayudado a hacer un partido como el del otro día. Estamos jodidos porque nuestro objetivo es ser campeones y lo vemos, siendo realistas, lejos. A falta de 10 jornadas dije que había que ganar los 30 puntos en juego, perdimos en Vigo y, a partir de ahí, si somos capaces de hacer 27 de 30 y el Racing hace 30 de 30 no habremos podido recortarles, pero será el justo campeón.


Esta semana hemos entrevistado a los coruñeses Manuel Mosquera y David Añón, del Talavera, y han dicho que para ellos, pese al segundo puesto, el Depor tiene la mejor plantilla de la categoría. ¿Te lo tomas como un elogio o como que no has sabido exprimir al máximo el talento de todo el conjunto?

No he escuchado el contexto, pero los mejores son los que ganan, independientemente de los jugadores y el mejor entrenador el que sea campeón. Las notas se deberían poner en mayo y si el Racing es campeón, es que habrán sido los mejores y su plantilla mejor que la nuestra, los mejores son los que ganan y más en un torneo de regularidad.


El Racing parece imparable, pero ha ganado casi todos sus partidos por 1-0 y muchos en los minutos finales.

La propuesta de juego del Racing ha sido parecida, pero le está sacando mucha rentabilidad, habla muy bien de cómo están haciendo las cosas, los puntos dicen que lo han hecho mejor que tú. No es ningún problema reconocer que el Racing lo ha hecho mejor que nosotros. Tengo que analizar, como entrenador, qué hemos hecho mal, sus números dicen que será el mejor equipo de Europa de la segunda vuelta, porque llevan once triunfos y dos empates. Lleva sin perder desde el 6 de diciembre, no es normal. En tantos partidos siempre pasa algo y a ellos no les ha pasado y habla muy bien de su trabajo.


¿Sientes que la afición no le dio la espalda al equipo incluso cuando se torcieron las cosas y el ascenso directo se escapó?

Habrá gente que diga que soy muy pesado, pero es que la afición es increíble, no ha habido silbidos, hemos jugado partidos peores, pero la gente aplaude igual, es que no les podemos pedir más. Por ellos, el Depor se merece el ascenso.


¿Si el equipo logra el ascenso a Segunda División, te quedarás o escucharás ofertas de otro club?

Ascienda o no ascienda, tengo otro año más, en mi mente está continuar. Me siento muy valorado y en mi mente solo está continuar aquí porque en su momento aposté por esto y al final creo que fue una decisión muy acertada.


Independientemente de los jugadores, el mejor entrenador es el que sea campeón


¿Tener que jugar el playoff cambia vuestra planificación de cara a esta recta final de temporada?

No cambia la planificación porque nosotros, mientras sea matemáticamente posible, vamos a pelear ser campeones, es verdad. Somos realistas, es muy difícil, la situación es la que es, pero vamos a intentarlo hasta el último momento. Mientras tengamos opciones, nuestro objetivo será ganar todos los partidos y ser campeones del grupo. Dependemos de nosotros mismos para ascender, no necesitamos los resultados de nadie, está en nuestras manos. Ahora que quedan cinco partidos, sin contar la del Extremadura, depende de nosotros. Podemos llegar a 81 puntos, que es nuestro objetivo marcado. Hablamos al principio de temporada de 70 y este año no van a valer, porque es una puntuación muy elevada. Ganar cada día y si tenemos que jugar el playoff, ganar cada partido.


¿Has pensando en los rivales del otro grupo que os pueden tocar en el playoff?

No he visto ni un partido del otro grupo, cero.


¿Te preocuparía jugarte el ascenso en una hipotética final con el Andorra, después de que se filtrara que Piqué le pidió a Rubiales un grupo más fácil para el club que preside?

Ya me habéis escuchado muchas veces de los árbitros y de creer en su buena fe. Hemos tenido una parte del año en la que no hemos tenido suerte, por decirlo así. Es un tema que está en la calle, tiene mucha repercusión, pero tenemos la capacidad como club y como plantilla de centrarnos en nosotros mismos. Especular si nos toca no se quién, en casa o fuera, es meter mierda en la mochila. No tenemos esa necesidad, es un partido de 90 minutos y si nos toca, habrá que salir a conseguir la victoria como siempre.


¿Jugar la promoción en Galicia supone una presión extra?

Para mí no es presión, ojalá juguemos en Riazor, con mi gente mucho mejor.


Ser segundos permite ascender sin ganar ninguno de los dos partidos del playoff. Es una ventaja, pero ¿puede ser un arma de doble filo?

Da igual si segundo, primero... hay que salir a ganar, es como entiendo el fútbol. No hemos especulado nunca, siempre ha sido nuestra intención ser un equipo dominador.


Soy una persona muy crítica conmigo mismo


Borja se sincera sobre cómo se ve como míster, admite que siempre trata de ayudar al equipo en todas las decisiones que toma y valora el apoyo de su staff técnico y de todas las personas alrededor del equipo.


¿Cómo te ves como entrenador?

Soy muy crítico conmigo mismo, con todas las decisiones que tomo, estoy pensando constantemente en cómo mejorar al equipo. Mi vida está dedicada a esto, con la gente de mi entorno, de mi confianza, hacemos mucha autocrítica. El problema sería que uno mismo no se diese cuenta de los errores que comete. Pero una vez te das cuenta tampoco hace falta airear en qué te estas equivocando. Tratamos de hacer lo que era mejor para el club anteponiendo al club cualquier decisión personal.


¿Cómo te sientes con la afición?

Me siento muy querido. Cuanto peor han ido la cosas, más me ha apoyado la gente.


¿Quiénes son los miembros de tu cuerpo técnico?

Alex, mi segundo entrenador, que es mi mano derecha y la izquierda, vamos de la mano en casi todo lo que hacemos. Vemos el fútbol de forma parecida, tenemos confianza de autoexigirnos mucho el uno al otro. Luis, que es el preparador, Roca que está dentro de la preparación física de análisis de datos, también en futbol base, los servicios médicos que van rotando, el principal Lariño, los tres fisios, Canosa, readaptdor, Alberto Casal, entrenador de porteros, Asier y Álex, Rafa (Carpacho), Susi (fotógrafa), el nutricionista, con el que todos padecemos hambre (risas). Suso (utilero), que es casi el presidente, las chicas y chicos de la lavandería, que son los primeros que veo por la mañana, siempre me reciben con una sonrisa, pase lo que pase, Alfonso, que nos prepara desayunos muy buenos... Los considero a todos parte de mi staff. Juan, Carlos, Martín (Secretaría Técnica), Nacho Lourido, con los datos... Somos muchos.


Hay jugadores que aportan mucho aun sin jugar


Borja Jiménez habló sobre la gestión del vestuario y dio normalidad a que no todos los futbolistas estén igual de enchufados.


¿Qué pasa con esos jugadores, que iban a ser titulares, y que han podido desengancharse como Menudo o De Vicente?

Le pasa a todo el mundo (tener a jugadores desenganchados), no lo sé a ciencia cierta, pero si analizas las plantillas del Racing o del Racing de Ferrol, seguro que han usado menos jugadores que nosotros, están igual de decaídos, pero ganas y el jugador está más tranquilo. El futbolista quiere jugar y cuando no juega hay muy pocos jugadores con la capacidad de hacer autocrítica. Tenemos la suerte en este vestuario de tener varios con esa capacidad de hacer autocrítica. Algunos han aportado mucho cuando no jugaban y son tan importantes como Quiles, que lo veo en la portada (del periódico). Tenemos jugadores de esos, lo que habla muy bien de la confección de la plantilla. También hay jugadores en ese proceso, que no nos han aportado ni dentro ni fuera. Puede que Juan Carlos (Menudo) llegase con unas expectativas grandes, en el 4-3-3 podía hacerlo por fuera, luego se lesiona y se dan una serie de circunstancias, pero no solo por una cuestión de un sistema, ha vuelto a estar lesionado, ha sido padre... Y durante trece semanas seguidas el equipo ganaba y se le ha dado continuidad. Ha habido una apuesta muy clara con Alex Villares y Juergen y Rafa (De Vicente) y Josep (Calavera) se han ido repartiendo los minutos cuando los otros no participaban. Cuando las cosas funcionan tratas de darle continuidad, porque cuando mueves mucho tienes miedo de cambiar.


¿A qué se debió?

Había jugadores que venían con unas expectativas y no se han cumplido: el escenario les ha superado, que no encajen en la manera de jugar del entrenador.. Lo que lleva a que haya futbolistas que no participen. Excepto Trigueros y Doncel, en este proceso cuando no ganábamos, se le dio oportunidades al resto. Es difícil que los ‘sueltes’ un día y rindan y para un entrenador y un jugador es complicado, pero casi todos han tenido esa oportunidad. Borja (Granero) es uno de esos casos, es importante dentro del vestuario, su influencia es grandísima. Se necesitarían en las plantillas muchos jugadores con esa capacidad competitiva, compañerismo, sus mejores amigos son los centrales.


¿Por qué tardas tanto con los cambios?

Cuando las cosas iban mal hicimos muchos cambios.. Los hice en Badajoz y empeoramos bastante, es una de las cosas que me hecho en cara, la primera parte fue mala, pero la segunda fue pésima. Le quisimos dar un giro, pero al contrario. Nada te asegura hacer las cosas bien. Lo de los cambios me sorprende que llame tanto la atención.

Borja Jiménez: “No supimos gestionar la negatividad por perder tres partidos seguidos”

Te puede interesar