domingo 20.10.2019

La glacióloga “Karmenka” charla en la Domus sobre la incidencia del cambio climático

Dentro de Mar de Mares, la experta repasará el trabajo de Glackma, su asociación, para el estudio de los polos
La glacióloga, en una de sus expediciones | cedida
La glacióloga, en una de sus expediciones | cedida

Profesora de Matemáticas en la Universidad de Salamanca, Mari Carmen Domínguez “Karmenka” comenzó su “aventura de investigar los polos” tras escuchar al experto Adolfo Eraso hablar sobre el glaciar Perito Moreno. De ello hablará este fin de semana –sábado, 18.30 horas– en la Domus, donde también repasará las claves del calentamiento global y su incidencia en el planeta.

A través de la asociación que impulsó junto a Eraso, Glackma (Glaciares, Criokarts y Ambiente), se ha puesto en marcha un sistema de medición en ocho puntos helados del mundo para conocer su “descarga”, la cantidad de hielo que se funde. “Obtenemos datos cada hora y llevamos dos décadas midiendo este fenómeno. Para nuestra tristeza, en los primeros 13 años se duplicó el nivel de agua que desprendían los glaciares y en los cuatro siguientes años, hasta 2006, se volvió a duplicar. Es una brutalidad”, dice Karmenka, el apodo que le pusieron los investigadores polares rusos y que ha acabado utilizando.

Asegura que este método es “un indicador buenísimo para comprobar la incidencia del calentamiento global” y añade que los que ponen en duda este fenómeno “sencillamente, o tienen desconocimiento o no quieren abandonar su calidad de vida”.

Modelo agotado

Y es que, según Mari Carmen Domínguez, “el modelo socioeconómico actual no funciona”. “Tenemos una calidad de vida que no queremos abandonar, se nos rompe algo y en vez de arreglarlo, lo tiramos y compramos algo nuevo. Vamos al supermercado y todo viene envasado en plástico, es un gasto innecesario de recursos”, alega la glacióloga, para quien “reciclar se queda muy corto, hay que ir más allá”.

Apasionada de la naturaleza, añade que tras tantos años explorando los polos le sigue impresionando “la inmensidad” de estos territorios y “la pequeñez del ser humano”. “Cuando hacemos este tipo de expediciones dormimos en una tienda de campaña y realmente sientes la soledad del continente blanco, es increíble que nos estemos cargando algo tan bonito”, comenta.

El proyecto Glackma –después se convertiría en asociación– fue declarado de Utilidad Pública por el Ministerio del Interior en 2015. Karmenka ha realizado más de 60 expediciones polares a lugares como Antártida, Patagonia, Islandia, Svalbard y Siberia, y desarrolla una intensa labor con escolares y público de todas las edades: “Nos gusta acercarnos a los niños y jóvenes y darles información sin manipular, para que tomen conciencia del problema”. l

Comentarios