jueves 19.09.2019

Cuando el papel y las matemáticas se unen para algo más que tomar nota de los cálculos

La sede de Afundación acoge la exposición “Papiromates. Matemáticas + creatividade = papiroflexia”, en la que se muestra diferentes técnicas de origami y diversas personalidades de este curioso arte plástico

Jorge Pardo muestra una de las piezas “móviles” de la muestra | javier albores
Jorge Pardo muestra una de las piezas “móviles” de la muestra | javier albores

La sede de Afundación acogió ayer la presentación e inauguración de la nueva, y peculiar, exposición que albergará hasta el próximo 31 de agosto.

Se trata de “Papiromates. Matemáticas + creatividade = papiroflexia”, una muestra que reúne varias piezas creadas con papel, mediante la técnica del origami, para manifestar la relación entre las matemáticas y la papiroflexia.

La exposición refleja esta relación entre las matemáticas y la papiroflexia de una manera casi escultórica.

Sin pegamento, ni tijeras. Todas las piezas que acoge Afundación están compuestas solo por el papel, trabajado con diferentes técnicas manuales. Esto lo demostró el coordinador de la exposición, y director de la Escuela Museo de Origami de Zaragoza, Jorge Pardo, ante la sorpresa de los asistentes, cuando cogió una de las piezas y extrajo uno de los papeles que la conformaban para demostrar que “no se usa nada más que recuadros de papel y las dobleces que se le hacen”, explicaba.

Secciones

El propio Pardo explicó que la exposición está compuesta por cuatro secciones. Una de ellas dedicada al origami modular, piezas construidas “solo con papel”, conformando cuerpos geométricos para poder ensamblar las figuras.

Otras de las secciones es la dedicada al “patrón de cicatrices”, que es el conjunto de cicatrices que se observa al desplegar una figura de papel. En un patrón de este tipo, se representan todos los pliegues que tiene la figura terminada dispuestos sobre la hoja de papel extendida.

La tercera sección está dedicada a las teselaciones. Esta técnica consiste en repetir, numerosas veces, un mismo motivo en un plano, en este caso papel, generando cientos de pliegos. En la muestra se pueden ver varios ejemplos de este tipo de papiroflexia, en los que se puede observar claramente que se trata de una sola hoja de papel, pero con cientos de pliegos que le dan forma.

En el caso de las teselaciones, Pardo quiso destacar la presencia de dos piezas, realizadas con esta técnica, cuyo resultado final son dos máscaras en relieve, hechas con una sola hoja de papel.

La última de las secciones es la dedicada a las biografías de “grandes artistas, matemáticos y papiroflectas”. En esta sección quiso destacar Pardo las figuras de Covadonga Blanco, profesora de Matemática Aplicada de la Universidade de A Coruña y una de las principales impulsoras del grupo gallego de papiroflexia. También destacó, ante la sorpresa de los asistentes, la figura de Erik Demaine, que llamó la atención por su precocidad, al entrar en la universidad a los 12 años y obtener su doctorado a los 20. Precisamente la disertación de su doctorado trató sobre origami computacional. Destacan en la muestra también las figuras del físico americano Robert Lang, y de la ingeniera Jeannine Mosely.

Pieza destacada

Llamó también la atención de los presentes una de las obras más compleja, la llamada “esponja de Menger”, conformada por 66.000 papeles.

El proceso de creación es dividir cada cara del cubo en nueve cuadrados, subdividiendo el cubo en 27 cubos más pequeños. Tras esto se eliminan los cubos centrales de cada cara y el cubo central. Este paso se repite con el resto de cubos que van resultando.

La esponja de Menger es el límite de este proceso tras un número infinito de iteraciones.

La exposición estará abierta al público hasta el próximo 31 de agosto en la sede de Afundación. Se podrá visitar de lunes a viernes de 17.00 a 21.00 horas y los fines de semana de 12.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas. Además se programarán visitas guiadas.

Comentarios