miércoles 5/8/20

El viento y el calor favorecieron dos incendios forestales que arrasaron varias hectáreas

Uno de ellos tuvo lugar en el polígono de Vío, mientras que el segundo se produjo en Suevos
El incendio de Vío afectó cerca de una hectárea de terreno cerca del polígono | pedro puig
El incendio de Vío afectó cerca de una hectárea de terreno cerca del polígono | pedro puig

Durante la tarde de ayer fue posible ver grandes columnas de humo en un cielo por lo demás despejado. Las generaron sendos incendios forestales, uno en el polígono de Vío, y otro en Suevos, en el desvío que lleva a esta parroquia de Arteixo desde Monticaño. En ninguno de los dos casos los fuegos afectaron a viviendas, pero el fuerte viento, que sopló de manera casi constante, dificultó las labores de extinción en las que colaboraron tanto Brigadas Forestales como bomberos de los municipios de A Coruña y Arteixo. No se extinguieron hasta bien entrada la noche. 

En Vío, el incendio se declaró pasadas las seis de la tarde y no afectó a una gran extensión, apenas una hectárea. El fuerte viento empujaba las llamas contra una cantera, lo que permitió contener el incendio pronto, y los forestales y bomberos colaboraron para extinguirlo con la ayuda de medios aéreos, como un helicóptero. Sin embargo, se reavivó por culpa de ese mismo viento, y fue necesario que los bomberos acudieran de nuevo para proporcionar más agua a los forestales. 

Medios aéreos 
Mientras este incendio estaba todavía activo, un segundo se declaró en una zona agreste del vecino municipio de Arteixo, en el desvío que lleva a Suevos desde Monticaño. Allí también tuvieron que acudir los medios aéreos, puesto que la zona quemada era bastante mayor que la de Vío: en total actuaron tres helicópteros y un hidroavión, a lo que hay que sumar una escuadrilla de Protección Civil, aunque los primeros en llegar fueron los forestales. 

Bomberos de Arteixo les apoyó con un camión nodriza, pero ante la amenaza creciente, uno de sus camiones actuó como vehículo forestal interponiéndose entre las llamas y las viviendas que se levantan cerca de un campo de tiro. El viento calmó cuando se puso el sol, horas después, se extinguieron los fuegos.

Comentarios