miércoles 17.07.2019

El teatro Colón se tiñe de venganza con la ópera “Un ballo in maschera”, de Giuseppe Verdi

El teatro Colón se llenó ayer para asistir al primer plato fuerte de la temporada lírica, organizada por la asociación Amigos de la Ópera, y que se repetirá mañana en una segunda función, a las ocho de la tarde, en un homenaje a la ourensana Ángeles Gulín, de la que se cumplen 15 años de su fallecimiento, y que la cantó con Luciano Pavarotti o José Carreras. 

Habrá una segunda función mañana, a las 20.00 horas | pedro puig
Habrá una segunda función mañana, a las 20.00 horas | pedro puig

El teatro Colón se llenó ayer para asistir al primer plato fuerte de la temporada lírica, organizada por la asociación Amigos de la Ópera, y que se repetirá mañana en una segunda función, a las ocho de la tarde, en un homenaje a la ourensana Ángeles Gulín, de la que se cumplen 15 años de su fallecimiento, y que la cantó con Luciano Pavarotti o José Carreras. 
“Un ballo in maschera”, considerada como una de las obras maestras de Giuseppe Verdi, puso en el escenario a Gregory Kunde y Saioa Hernández. 
El tenor norteamericano lo advertía hace días: “Es genial y bastante dramática, pero al mismo tiempo es una historia de amor atemporal que podría ocurrir en cualquier lugar”, donde un hombre se enamora de la mujer de su hermano. Con algo de Shakespeare por la venganza, añadió el cantante, que prefiere no pensar en el futuro a largo plazo. 
Porque se conocen de otras actuaciones, Kunde aseguró que  “somos como una gran familia, como hermanos”, que se colocarán de nuevo mañana para representar la intriga sentimental y política. Además de la pareja protagonista, la pieza cuenta con el barítono Juan Jesús Rodríguez, la mezzo Marianne Cornetti, la soprano Marina Monzó, los bajos David Sánchez y Christian Díaz, el tenor Pablo Carballido y el barítono Pedro Martínez, arropados por la Orquesta Sinfónica de Galicia y el Coro Gaos y con Ramón Tebar como director musical.
Además, durante el fin de semana, Afundación acogerá las actividades paralelas de la programación. En concreto, la soprano Renata Scotto quien, además de continuar impartiendo el curso de interpretación vocal hasta el 7 de septiembre, estará hoy a las 19.00 horas en un encuentro con el público, donde habrá espacio abierto al diálogo y en el que comentará su extensa trayectoria profesional e imágenes de sus mejores actuaciones.
Renata Scotto es una de las últimas leyendas de la época dorada de la ópera. Compartió escenario con Alfredo Kraus, Carlo Bergonzi, Luciano Pavarotti, José Carreras o Plácido Domingo. 
Grabó todos los grandes roles para soprano bajo las batutas de Tullio Serafin, Carlo Maria Giulini, Claudio Abbado, Riccardo Muti, Lorin Maazel o James Levine, y trabajó a las órdenes de directores de escena como Luchino Visconti, sir Peter Hall y Franco Zefirelli, entre otros.
El lunes se proyectará a las 19.00 horas “Armida”, de Rossini, una producción dirigida por Alberto Zedda para la Ópera Vlaanderen en 2016. El será el segundo de los homenajeados. l

Comentarios