martes 29/9/20

La alta demanda de alojamientos veraniegos dispara los precios en A Coruña

Alquilar un apartamento en la ciudad durante todo el mes de agosto no es tarea fácil, ya que las fiestas patronales y las temperaturas agradables del verano herculino aumentan la demanda y, con ella, los precios; los promotores de pisos vacacionales aseguran que este tipo de turismo no es una amenaza para los hoteles
 La alta demanda de alojamientos veraniegos dispara los precios en A Coruña

La alta demanda de alojamientos turísticos en A Coruña y su reducida oferta para este verano ha hecho disparar los precios, como puede comprobarse en plataformas de reservas como Airbnb, Booking o Vitgal, esta última creada por la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga).

Lujosos pisos en pleno centro de la ciudad, apartamentos “coquetos” en el Ensanche o viviendas de hasta cuatro dormitorios en la zona de la estación de San Cristóbal se ofertan en las webs desde 1.779 euros –lo más barato–, alcanzando el importe más alto un inmueble de lujo para seis personas a “pocos metros de la playa de Riazor” y cuyo alquiler asciende a 11.193 euros.

Rafael Serrano, asociado de Aviturga, indica que desde su agrupación asesoran a la gente para “legalizar” sus viviendas turísticas e incorporarlas a la oferta de la comunidad gallega. “La normativa cambió en 2017, es bastante reciente y hay gente que no se ha puesto al día”, apunta, y cifra en 280 las viviendas turísticas de Galicia actualmente.

“Hay unas 19.000 viviendas vacías en la ciudad, es un dato de febrero de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegain), y esa es la causa de que el precio suba o baje, no hay mucha oferta y sí mucha demanda, especialmente en verano”, dice Serrano, que afirma que el turismo de las grandes ciudades españolas “no es exportable a A Coruña, ya que Madrid o Barcelona tienen un turismo desestacionalizado y aquí se alquila todo en julio y agosto, pero el resto del año baja mucho”.

Reservas

El precio, dice el miembro de Aviturga, “lo marca el mercado y quien efectúa la reserva”, ya que en estos momentos “hay mucha gente reservando y mirando pisos en A Coruña”. Los inmuebles en el centro son, lógicamente, los más caros y venden como reclamo el estar “a un paso” de los festejos de María Pita.

En cuanto a la competencia entre hoteles y pisos vacacionales, Serrano lo tiene claro: “Ya hay estudios que demuestran que el turista escoge el tipo de alojamiento en función del viaje, así que los pisos no son competencia de los hoteles, simplemente se ha ampliado la oferta”. Explica que hace unos días tuvo en su vivienda “a chicos muy jóvenes que venían al congreso Mundos Digitales, y que por comodidad prefirieron un piso a un hotel, porque venían con ordenadores y otros dispositivos, pero quizá en otro momento vuelvan a la ciudad por ocio y prefieran un hotel”.

Serrano reconoce que, normalmente, “la gente que coge apartamentos viene en familia y traslada su casa: lo que hacen en casa, lo hacen en el apartamento, pero si una persona viaja sola y por negocios, suele escoger el hotel”, así que considera que ambas opciones son “complementarias y no excluyentes”.

Regularización

La estadística, apuntan desde Aviturga, dice que el 33% del total de plazas turísticas disponibles en Galicia ya son alojamientos vacacionales. “Se habla de la proliferación de pisos de este tipo pero no es que hayan aparecido desde 2017, simplemente que ahí nació la nueva norma y se regularizaron muchos. En Galicia este turismo existe desde siempre, en las Rías Baixas siempre ha habido apartamentos alquilados para la temporada estival”, apunta Rafael Serrano, que considera que este turismo “ha venido para quedarse”.

Los hospedajes tradicionales de A Coruña todavía no detectan que sus cuentas de resultados se vean dañadas por la proliferación de estas viviendas, pero eso no quiere decir que este mercado paralelo no sea cada vez mayor en la ciudad. En el último año las propiedades destinadas a alquiler vacacional se han disparado casi un 83%, según datos oficiales que manejan las administraciones y que, de hecho, solo reflejan los bienes que están dados de alta.

Las ciudades que más se dispara el arrendamiento puntual para pasar unos días son Santiago, Vigo y A Coruña y, si bien es cierto, que en la primera de las urbes este giro del mercado inmobiliario supone un verdadero problema, en las otras ciudades también va ganando terreno. Un informe del Instituto Galego de Estatística indica que por los 30 hoteles que había en el municipio coruñés al empezar este año y los cuatro bloques de apartamentos turísticos construidos con ese objetivo existían 258 viviendas de uso turístico dadas de alta.

La cifra no es muy elevada puesto que equivale a solo el 3,3% de la oferta que existe en la comunidad, pero contrasta con la nula estadística de 2017, cuando ni siquiera se contabilizaban de manera oficial.

Este tipo de apartamentos van a más, como se puede ver en las plataformas de contratación online, y si hasta hace poco la Asociación Empresarial de Hospedaje de A Coruña aseguraba que la afección del alquiler vacacional a los hoteles era “muy reducida”, la cosa ya ha cambiado.

Rafael Benito, presidente de la agrupación, reconoció recientemente a este diario que no esperan un 100% de ocupación este verano y que intentarán mejorar un poco los precios medios que se cobran por las habitaciones “pero la competencia es dura” porque ya hay “260 pisos turísticos que se suman a la oferta de alojamientos”.

Respecto al tipo de visitante que llega a A Coruña, se repiten las familias y parejas, sobre todo, que suelen pasar “2,5 noches en verano aproximadamente y subir ese dato es difícil”. No obstante, lo ideal es que las estancias se ampliaran pero aquella quincena en un lugar fijo ha pasado prácticamente a la historia, al menos en este punto turístico, dice Benito.

Vitgal

Aviturga ha lanzado su propia web de reservas, que fue presentada en Sanxenxo hace unos días, Vitgal.es. “Queríamos independencia de los grandes operadores y ser un escaparate para los pisos de Galicia, donde hay alojamientos muy buenos. La idea es llevar esta plataforma a ferias tipo Fitur, tenemos esperanza de que crezca”, comenta Rafael Serrano.

Por último, el asociado de Aviturga indica que “los alojamientos turísticos no son conflictivos y en Galicia solo se han abierto 45 expedientes, por lo que hay mucha gente que lo está haciendo bien”, apunta, haciendo hincapié en que en Galicia “todos los modelos turísticos conviven y hay que evitar que se traigan aquí polémicas de otras comunidades”.

Y preguntado sobre las autocaravanas y barcos que se exponen en Airbnb para pasar agosto en A Coruña, Serrano no se pronuncia: “Nosotros solo promocionamos viviendas de uso turístico, los barcos o caravanas son una forma de alojarse que no vamos ni a defender ni criticar, simplemente no es lo que promovemos”, comenta, y señala que Aviturga dispone de una escuela de anfitriones donde enseñan a los propietarios técnicas de trato con los clientes.

Comentarios